Iglesia de Santa María la Nueva

La Iglesia de Santa María la Nueva y el “motín de la trucha”


Siglos XI – XII

La Iglesia de Santa María la Nueva, construida en el núcleo urbano medieval de la ciudad de Zamora, dentro de su primer recinto amurallado, fue lugar de reunión de toda la nobleza local.

Zamora. Iglesia de Santa María la Nueva

Iglesia de Santa María la Nueva. Ábside.

Edificada en las primeras décadas del siglo XII, bajo la advocación de San Román, la tradición recoge su reconstrucción en la segunda mitad de la centuria debido a su incendio y parcial derrumbe en el año 1168 durante el célebre Motín de la Trucha, episodio histórico de levantamiento popular que cargó contra la aristocracia, prendiendo fuego al viejo edificio atestado de capitostes.

La Iglesia de Santa María la Nueva, con ábside semicircular, pautado por media docena de columnillas adosadas y toscos capiteles esculpidos, tuvo otros dos colaterales ya desaparecidos, y otras tres naves en origen que fueron sustituidas en una intervención goticista por una única articulada en tres tramos, separados por grandes arcos apuntados y cubiertos finalmente con bóvedas barrocas de lunetos. La portada de acceso, abierta a mediodía y quizás superviviente del viejo templo, es de medio punto doblado, ligeramente peraltada y queda protegida mediante un moderno tejadillo. En el muro norte existe otra portada, con tres arquivoltas apuntadas; y aún se abre otra de medio punto y doblada hacia occidente, justo por encima asoma un ventanal de gallardos capiteles comparables a los catedralicios. La torre que se alza sobre la esquina suroccidental del templo, trabada con un sólido aparejo local muy relamido por los siglos, quedó desmochada y roma, aunque fue travestida en sencilla espadaña.

En el interior de la Iglesia de Santa María la Nueva se conservan dos magníficos ciclos pictóricos de estilo gótico lineal (siglo XIV) y un ejemplar único de pila bautismal románica.

Zamora. Iglesia de Santa María la Nueva

Iglesia de Santa María la Nueva. Pinturas murales góticas


La pila bautismal, que data del siglo XIII, probablemente […] Es de piedra tosca zamorana, y en su periferia grabáronse siete arcos rebajados, sobre columnas, conteniendo figuras de relieve, muy desgastadas ya, que representan el bautismo de Cristo, con corona real y la paloma encima, un ángel incensándole, tres santos con barba, casulla y libro, y dos profetas con rótulos. (Manuel Gómez Moreno, Catálogo Monumental de España. Provincia de Zamora (1903 – 1905), 1927)

UA-45597019-1