Iglesia del Espíritu Santo

La Iglesia del Espíritu Santo y la puebla homónima


Siglo XIII

La Iglesia del Espíritu Santo se alza en la puebla homónima, arrabal inmediato de la ciudad que tuvo fuero dado por Alfonso IX en 1222. La iglesia fue fundada por el maestro Juan, deán de Zamora, y consagrada el 12 de junio de 1211 por Martín, obispo de Zamora, junto con el de obispo de Coria y otro obispo portugués. Próximo al templo, anejo a la catedral, existió un hospital.

Iglesia del Espíritu Santo

Iglesia del Espírutu Santo

La Iglesia del Espíritu Santo destaca por su testero plano perforado por un hermoso rosetón calado, con equivalentes en la Iglesia de San Juan de Puerta Nueva y en la Iglesia de Santiago del Burgo, y acroteras en sus aleros que recuerdan las de la Catedral de San Salvador y la Iglesia de Santiago del Burgo. La capilla mayor se cubre con bóveda de cañón apuntado y fajones de medio punto. Tuvo importante armadura del siglo XV rehecha en su tablazón, con estructura de par y nudillo, descrita por Manuel Gómez Moreno con perfiles y calles “de menado, argeute, alicer y tres pares de tirantes con canes recortados, todo ello cubierto de pinturas de ataurique y con las armas de Castilla y León, dentro de arcos mixtilíneos y lobulados medallones”.

Custodia un Cristo crucificado del siglo XV, unos restos de pinturas murales de fines del siglo XIII y un recoleto huerto anejo, donde existió un pequeño claustro. Encastrado en el muro norte, en la zona de los pies de la iglesia, se conserva la figura yacente y la lauda sepulcral del Abad Franco de Ribera, donde aparece su epitafio y data de la obra. Manuel Gómez Moreno describe la imagen tocada con un bonete, actualmente irreconocible. Además apunta que aparecía recubierta de cal.

En la Iglesia del Espíritu Santo sigue celebrándose una colación el día de San Isidro Labrador

Iglesia del Espíritu Santo. Estatua yacente

Iglesia del Espíritu Santo. Estatua yacente.


Enfrente, a la entrada principal de la iglesia, se advierte un enterramiento cerrado perpendicularmente a la base por una estatua yacente, de tamaño sumamente abultado y que parece figurar alguno de los primeros abades del templo, y encima de este bulto se ve una inscripción ya muy deteriorada que dice: “Franco de Ribera, Abad desta iglesia de Sansti Spiritus mandó facer este bulto XXIIII días de marzo era mill ccc e ochenta años” […] se halla también vestigio del enterramiento de otro Abad en el muro del mediodía, donde se lee una inscripción que dice: “Aquí yace Alonso García, Abad de Sancti Spiritus y canónigo de esta Santa Iglesia. Falleció a 20 de mayo de 1409” (Ursicino Álvarez Martínez, Zamora Ilustrada (1883))

UA-45597019-1