Etapa 01: Fuentes del Duero – Vinuesa

Fuentes del Duero

Fuentes del Duero

El inicio del camino

Desde su nacimiento en las Fuentes del Duero hasta su desembocadura en Oporto, el Río Duero recorre 900 kilómetros, incluidos los 170 kilómetros de trayecto por tierras portuguesas. Durante su curso, el Duero discurre por impresionantes enclaves monumentales, testigos de la importancia del río a lo largo de su historia, y visita bellos espacios naturales, creados por la acción de sus aguas. La primera etapa de la Senda del Duero transcurre inicialmente por la ladera más meridional del Pico Urbión, por un paraje de alta montaña dominado por los pastizales y los escarpes rocosos. Después continúa por extensos bosques de pino albar, de importancia tal que dan nombre esta Comarca de Pinares, y acompaña al río en su vertiginoso descenso.

Paso del Duero

Paso del Duero

Explotación maderera

Maderera

San Martín de Tours

San Martín de Tours

De las Fuentes del Duero a Duruelo de la Sierra

10,7 Km. / 2 h. 50 min.
La cuenca del valle meridional que desciende desde el Pico Urbión, excavada por antiguos glaciares, recoge el agua proveniente de la montaña y da origen al Río Duero. En este valle, a 2160 metros de altitud y a escasa distancia del Pico Urbión, surgen, al abrigo de unas peñas, las Fuentes del Duero, un modesto manantial donde se inicia la primera etapa del Camino Natural de la Senda del Duero, que acompaña al río en su discurrir hasta la frontera con Portugal.

El itinerario desciende por la margen derecha del incipiente curso de agua que va creciendo con el aporte de los innumerables arroyuelos que se despeñan por los escarpes de la Sierra de Urbión, desde los altos penachos de las cumbres hasta el valle. El paisaje es grandioso y permite al viajero divisar hacia el Sur, por encima de las sierras de Resoma, Cabrejas e Hinodejo, las tierras llanas de Almazán y Gómara; y al fondo, en el horizonte, la Sierra de Guadarrama y Somosierra.

Vistas sobre la Sierra de Cabrejas

GR 14 Fuentes del Duero – Vinuesa: Vistas sobre la Sierra de Cabrejas.

El trazado discurre próximo a los riscos de Peñas Blancas, aprovechando las innumerables trochas que el ganado ha abierto en busca de los mejores pastizales. Después, el sendero se introduce en un hermoso paraje dominado por el pino albar (Pinus sylvestris.) y desciende hasta el Refugio del Bunker, fácilmente reconocible por su singular apariencia.

La Senda del Duero prosigue su descenso, compartiendo trazado con el Sendero Iber Soriano GR 86.1, por una amplia pista forestal. Tras pasar por la Fuente y el Refugio del Berro, el camino continua por la pista asfaltada que conduce hasta el Paraje de Castroviejo.

Paraje de Castroviejo

GR 14 Fuentes del Duero – Vinuesa: Paraje de Castroviejo.

Castroviejo, un paraje encantado

El Río Duero nace en la vertiente meridional de la Sierra de Urbión, en el término soriano de Duruelo de la Sierra. Esta sierra, que ocupa una superficie aproximada de 400 Km2, presenta una disposición alargada. Hacia el oeste queda delimitada por el Puerto del Collado que la separa de la Sierra de Neyla y hacia el este por el Puerto de Santa Inés que la separa de la Sierra Cebollera. Hacia el sur se prolonga por la Sierra de Umbría y la Sierra de Duruelo.

En la cima de la sierra se yerguen desnudos picos en los que ha quedado marcada la huella del pasado glaciar en forma de lagunas, antiguas morrenas que atrapan las aguas procedentes del deshielo. Entre ellas, la más conocida y accesible es la Laguna Negra. Cantada por poetas, se halla rodeada por oscuros farallones verticales, que le confieren un aspecto mágico. Otras, como la Laguna Larga, la Laguna Helada, la Laguna del Hornillo o la Laguna de Urbión, completan el escenario palustre que caracteriza el cresterío.

Las laderas de la sierra se hallan salpicadas de rocas, conglomerados donde el agua ha tallado, por disolución de las partes carbonatadas, marmitas espectaculares, puentecillos esbeltos, corredores asombrosos y castillos encantados. El paraje de Castroviejo atesora tal cantidad de formas caprichosas que bien se merece una visita por parte del viajero.

Después de recorrer ochocientos metros por la calzada, el itinerario gira hacia la izquierda y se interna en el pinar por un antiguo arrastradero de madera. Durante el pronunciado descenso no resultará difícil observar algún ciervo (Cervus elaphus) o corzo (Capreolus capreolus); y durante el otoño resultará sencillo descubrir, si se presta atención, innumerables variedades de setas, como los buscados níscalos (Lactarius deliciosus) y los deliciosos boletus (Boletus spp.)

Bosque de pino albar

GR 14 Fuentes del Duero – Vinuesa: Bosque de pino albar.

Al llegar al lugar de Las Huertas el desnivel se suaviza y el sendero discurre por corredores rodeados de pinos y poblados de helechos (Pteridium aquilinum) y zarzamoras (Rubus fruticosus). El trazado desemboca en el Camino de la Mata, por donde continúa la Senda del Duero hasta alcanzar las calles de Duruelo de la Sierra.

De Duruelo de la Sierra a Salduero

20,1 Km. / 5 h. 30 min.
Situado en el corazón de la Comarca de Pinares, los orígenes de Duruelo de la Sierra se sitúan la Edad del Bronce, cuando el pueblo celtibérico de los pelendones se estableció en el valle del Río Duero al amparo de los refugios naturales que proporciona la Sierra de Urbión. Dentro del caserío destaca la Iglesia de San Miguel Arcángel construida, entre los siglos X y XVII, entorno a una necrópolis medieval de tumbas antropomorfas excavadas en la roca.

El Camino Natural abandona Duruelo de la Sierra tomando la carretera CL-117. Después de vadear el Río Triguera, el itinerario gira a la izquierda y alcanza un frondoso pinar de pino silvestre. En este punto La Senda del Duero abandona el trazado del Sendero Iber Soriano GR 86.1 y se adentra en el bosque en busca de la margen derecha del Río Duero.

Río Duero

GR 14 Fuentes del Duero – Vinuesa: Río Duero.

El camino desciende una pequeña ladera por un tramo de escaleras de madera y continúa por una zona de pradería en la que se desarrolla un exuberante sotobosque al abrigo de las esbeltas copas de los alargados pinos.

Al alcanzar el paraje de Las Tozas la Senda del Duero deja a la izquierda el antiguo Puente de Santo Domingo. Datado en el siglo XII y declarado Bien de Interés Cultural, es el más antiguo de la zona y fue construido con sillares de arenisca formando una gran bóveda de medio punto con alargados estribos y tablero de grandes losas.

Puente se Santo Domingo

GR 14 Fuentes del Duero – Vinuesa: Puente de Santo Domingo.

Continuando por la margen derecha del río, el viajero alcanza, tras un pequeño trecho, el Puente de los Arrieros cuyo nombre alude a la floreciente actividad carretera que se desarrolló en la zona entre los siglos XVI y XVIII. Su portentosa fábrica presenta tres ojos, con esbeltos tajamares triangulares aguas arriba y contrafuertes semicirculares aguas abajo.

El sendero vadea el cauce y cambia de margen. En este punto el Duero, todavía aprendiz de río, presenta un lecho rocoso con innumerables cantos rodados, muy adecuado para la freza de la trucha (Salmo trutta). La vega es estrecha: apenas unos metros de pradera separan el curso de las laderas rocosas, tapizadas de musgo; y los rectos pinos, que lo colonizan todo, proporcionan a carboneros (Parus major), agateadores (Certhia brachydactyla) y arrendajos (Garrulus glandarius) un hábitat ideal para anidar.

Río Duero

GR 14 Fuentes del Duero – Vinuesa: Lecho del Río Duero.

Por la vaguada del Cerro del Pozo de San Millán el viajero podrá descubrir, próximos a la Fuente de la Lobera, unos antiquísimos muros ciclópeos vinculados al aprovechamiento ganadero, y cuyo origen algunos investigadores lo sitúan en la cultura celtíberica.

Luego, el rio se adentra en un pequeño cañón. El trazado lo sortea mediante unas escaleras y alcanza el Puente de la Arenilla, situado en las inmediaciones de una extensa área recreativa acondicionada por el Ayuntamiento de Covaleda en cuyo caserío, de apariencia moderna, sobresalen la Iglesia de San Quirico y la Iglesia de Santa Julita.

La Senda del Duero vadea el río y discurre, paralela a su margen derecha, por el Camino de la Morciguilla hasta el Puente de Soria. Enclavado en el antiguo camino de Covaleda a Soria, este extraordinario puente, construido durante el siglo XVII, fue una de las principales vías de comunicación utilizadas por la importante industria de la carretería para transportar madera y lana a todos los puntos de España.

Puente de Soria

GR 14 Fuentes del Duero – Vinuesa: Puente de Soria.

Carreteros y carretas

Desde el siglo XV hasta el siglo XVIII el comercio y transporte de lana, sal, carbón, aceite, vino y metales hacia las zonas portuarias estimuló la existencia de arrieros. Tan importante fue esta actividad que los Reyes Católicos crearon en 1497 la “Cabaña Real de Carreteros” a la que en el año 1629 se le añadieron los cabañiles, constituyendo la “Cabaña Real de Carreteros, Trajineros, Cabañiles y sus derramas”. Desde el principio se concedieron a los arrieros privilegios y franquicias tales como pastos en las dehesas comunales y tala de troncos para las reparaciones de las carretas.

Muchos pueblos de la Comarca de Pinares se dedicaron a la construcción de carreteras y al cuidado de bueyes y animales de tiro. La localidad de Molinos de Duero fue uno de los enclaves más importantes de este tráfico, llegando a tener una cabaña de 2700 bueyes que tiraban 872 carretas; el mayor número de cabezas de tiro de la carretería española.

La riqueza que se produjo en la zona durante aquellos años puede verse todavía hoy en los innumerables ejemplos de arquitectura pinariega que todavía se conservan: Casas señoriales, palacios y caserones con amplios zaguanes para carga y descarga. La mayoría de estas edificaciones, muchas de ellas blasonadas, tienen una entrada con arco, balcones corridos de madera, ventanas con forja, amplios aleros y preciosos patios interiores.

En este punto se abre un angosto valle entre la Sierra de Resoma y la Sierra de Urbión por cuyo fondo corre rápido el Río Duero. El Camino de la Moricguilla sortea la hondonada adentrándose en la Sierra de Resoma; el pino desaparece y paulatinamente da paso a un agreste monte de rebollos (Quercus pirenaica) donde los pinzones (Fringilla coelebs) y herrerillos (Parus caeruleus) alegrarán el oído del viajero.

En el paraje del Ranchal de la Machorra el camino se bifurca y la Senda del Duero prosigue por el ramal de la izquierda, en la ladera septentrional de la Sierra de Resoma.

Al llegar al lugar del Salegar del Calvo la pista se acaba y el Camino Natural asciende pronunciadamente por un antiguo arrastradero de madera, una bonita vereda que desemboca en un amplio camino forestal donde la Senda del Duero vuelve a compartir trazado con el Sendero Iber Soriano GR 86

El itinerario discurre por los parajes de El Hornillo y Peñas Rubias y desemboca en otro camino forestal. La Senda del Duero continúa por el ramal de la izquierda hasta el puesto de vigilancia forestal del Pico del Águila, un elevado promontorio desde donde se divisan unas extraordinarias vistas sobre la Sierra de Urbión y el Embalse de la Cuerda del Pozo

Pico del Águila

GR 14 Fuentes del Duero – Vinuesa: Vistas desde el Pico del Águila.

El descenso es pronunciado y en poco tiempo el Camino Natural llega al Puente Carretero de Salduero. Sauces (Salix sp.), chopos (Populues sp.) y majuelos (Cataegus monogyna) jalonan el paseo fluvial que recorre esta bella localidad por ambas márgenes, conectadas mediante dos filas de grandes piedras que, asentadas sobre el cauce del río, permiten el paso peatonal de un lado a otro.

De Salduero a Molinos de Duero

0,8 Km. / 15 min.
Ubicado en la falda meridional de la Sierra de Duruelo, en un valle estrecho y encajado, el pueblo de Salduero tiene sus orígenes en el siglo XI, cuando aparece asociado, con el nombre de Salguero, al Monasterio de la Valvanera. El caserío alberga un cuidado conjunto de arquitectura tradicional en el que sobresale la Iglesia de San Juan de Duero que aún conserva una bonita capilla gótica.

El itinerario abandona Salduero por la pista asfaltada que, siguiendo la margen derecha del río, conduce a la Ermita del Santo Cristo. Acompañado de un vía crucis de piedra, tras un breve trayecto, el Camino Natural alcanza la localidad de Molinos de Duero.

De Molinos de Duero a Vinuesa

3,9 Km. / 1 h. 5 min.
El pasado viajero de Molinos de Duero está presente en la multitud de casas blasonadas, de amplio zaguán para guardar las carretas, que alberga la localidad. El caserío contiene diversos edificios emblemáticos como la Real Posada de la Mesta y la Iglesia de San Martín de Tours, de inusual planta de cruz griega, que se construyó entre los siglos XVI y XVII.

Molinos de Duero

GR 14 Fuentes del Duero – Vinuesa: Casa pinariega en Molinos de Duero.

La vivienda tradicional

La vivienda tradicional de la Comarca de Pinares se caracteriza fundamentalmente por la cocina pinariega, con una gran chimenea cónica que cubre toda la estancia. La planta baja es de mampostería, con sillares en puertas y ventanas; y la planta superior es de entramados de colondas y adobe.

En la Edad Moderna la vivienda aumenta sus dimensiones y se ubica aislada o pareada, con amplios espacios alrededor. Su fábrica se enriquece y sus puertas se agrandan para permitir el paso de las carretas. Durante el siglo XVII el vano se salva con dobles dinteles, el inferior apoyado en ménsulas en las que se inscriben fórmulas de salutación aludiendo al año de construcción y a los propietarios de la vivienda. Finalmente, en los últimos años de siglo, comienzan a aparecer los arcos de medio punto, se amplía la fachada de piedra hasta el tejado y se abren vistosos balcones.

El itinerario abandona Molinos de Duero por el este, cruzando la carretera CL-117 por debajo del puente sobre el Río Duero, y toma la calzada romana que se dirige hacia el pueblo de Vinuesa. Durante este tramo, perfectamente enlosado, todavía pueden observarse los surcos que el trajín de las carretas marcó sobre las piedras, y las inscripciones de quienes ordenaron su construcción.

Entre pinos y sauces, el sendero acompaña al río cuyas aguas comienzan a aquietarse al alcanzar la cola del Embalse de la Cuerda del Pozo. Al llegar a la Ermita de San Mateo, si el nivel del pantano lo permite, el viajero podrá observar las ruinas de un bonito puente romano. En este paraje, la Senda del Duero cruza el Embalse de la Cuerda del Pozo por un puente de servicio y entra en Vinuesa por la Cañada Real Galiana.

Embalse de la Cuerda del Pozo

GR 14 Fuentes del Duero – Vinuesa: Embalse de la Cuerda del Pozo.

Otros senderos

Con el fin de poner en valor los más sobresalientes elementos naturales y etnográficos del entorno, los Ayuntamientos de Duruelo de la Sierra, Covaleda y Molinos de Duero han procedido al acondicionamiento de varios senderos de pequeño recorrido (PR).

RUTA AMBAS CUERDAS PRC-S0 72
Partiendo de Duruelo de la Sierra sube hasta el Portillón atravesando la Cuerda de los Portillos y el Raso de Ambascuerdas

RUTA DE AMBAS CUERDAS PRC-S0 72
Partiendo de Duruelo de la Sierra sube hasta el Portillón atravesando la Cuerda de los Portillos y el Raso de Ambascuerdas

RUTA DE LOS PUENTES DEL DUERO PRC-SO 75
El sendero parte de Covaleda y recorre, atravesando magníficos pinares de pino albar, las orillas del Río Duero por interesantes puentes de interés monumental.

Datos de interés

Ayuntamiento de Duruelo de la Sierra: 975 371 250
Ayuntamiento de Covaleda: 975 370 000
Ayuntamiento de Salduero: 975 378 201
Ayuntamiento de Molinos de Duero: 975 378 822
Emergencias: 112

Cartografía

I.G.N. Hoja 0278 – Canales de la Sierra; I.G.N. Hoja 0316 – Quintanar de la Sierra; I.G.N. Hoja 0317 – Vinuesa

mide_01_v0

Powered by Wikiloc
UA-45597019-1