Etapa 05: Almazán – Andaluz

Mirador de Andaluz

Mirador de Andaluz

Por tierras de Almazán

En esta etapa, en la que el desnivel es inapreciable, el Río Duero ha perdido su fuerza erosiva y discurre flanqueado por un raquítico bosque de ribera formando amplias curvas y recodos.

Rebaño de churra soriana

Rebaño

Santa María del Prado

Santa María del Prado

Paisaje estepario

Paisaje estepario

De Almazán a Centenera de Andaluz

17,7 Km. / 4 h.
Los orígenes de la villa de Almazán, punto de partida de la etapa, se remontan al siglo X cuando el califa cordobés Abderramán III levantó un recinto fortificado para defender la posición frente a los avances de la Reconquista.

Dentro del recinto amurallado de Almazán, del que se conservan la Puerta del Mercado, la Puerta de Herreros y la Puerta de la Villa, el viajero hallará un conjunto artístico arquitectónico extraordinario en el que sobresalen la Iglesia de San Miguel, con su cúpula octogonal de estilo califal, la Iglesia de San Vicente, con un interesante ábside cuya cornisa se apoya en modillones de rollo volados, la Iglesia de Nuestra Señora del Campanario, cuya cabecera románica posee tres ábsides semicirculares, la Iglesia de San Esteban, que conserva de su fábrica original una puerta con puntas de diamante, la Iglesia de Santa María de Calatañazor, con un extraordinario retablo mayor, la Capilla barroca de Jesús Nazareno y el Convento de la Merced, que aún preserva una bella puerta enmarcada por dos columnas toscanas rematadas por un escudo. El Palacio de los Hurtado de Mendoza todavía atesora, en su fachada norte, dando vistas al Río Duero, una elegante galería de estilo gótico isabelino. La fachada principal, que mira hacia la Plaza Mayor, es sobria y de formas clásicas.

Iglesia de San Miguel y Palacio de los Hurtado de Mendoza

GR 14 Almazán – Andaluz: Iglesia de San Miguel y Palacio de los Hurtado de Mendoza.

La villa de Almazán

Los vestigios hallados en los pagos de Parpantique y del Llano de Guijar, en las proximidades de Almazán, atestiguan el emplazamiento de asentamientos humanos en los altozanos de la comarca y datan su antigüedad en la Edad del Bronce Antiguo. En uno de estos altozanos, el Cerro del Cinto, situado en la margen izquierda del Río Duero, se levanta la actual villa de Almazán.

Mediado el siglo X, el califa cordobés Abderramán III instaló su cuartel general en Medinaceli y levantó el campamento de Al-Mahsan, cuyó significado es “el fortificado”, que constituía un importante objetivo en su afán de contener el avance cristiano al sur del Duero.

En 1098 Almazán es conquistado definitivamente por el rey aragonés Alfonso VI, quien le otorga fueros y leyes. En 1128 Alfonso I el Batallador inicia la construcción de la actual villa cuya génesis tuvo lugar a partir de pequeñas colaciones organizadas en torno a una iglesia, estando documentadas hasta diez parroquias con sus barriadas.

Diferentes hechos notables se irán sucediendo a lo largo de los años directamente relacionados con la villa de Almazán, pues al estar próxima a la raya entre los reinos de Castilla y de Aragón la plaza será testigo en numerosas ocasiones de las luchas de sus respectivos reyes. Finalmente, en 1375 se firmó en Almazán la paz entre Castilla y Aragón. Una de las principales condiciones de este acuerdo fue el concierto de matrimonio entre la infanta Leonor, hija del rey aragonés, con el infante don Juan de Castilla, lo que supuso el primer paso hacia la futura unión de Castilla y Aragón.

Pero es en la Edad Media cuando Almazán se configura como importante núcleo poblacional, llegando a alcanzar cierto protagonismo histórico, especialmente debido a las constantes llegadas de los Reyes Católicos.

Al final del recinto amurallado de Almazán se halla el Rollo de la Monjas, un bello torreón cilíndrico rematado con matacanes. En las inmediaciones de esta atalaya se encuentra el punto de partida de la etapa. Una pasarela permite vadear el Río Duero y acceder al Parque de la Arboleda, donde la Senda del Duero sigue el curso del río, aguas abajo, tomando el trazado del antiguo Camino de Centenera de Andaluz.

Chopos negros (Populus nigra), fresnos (Fraxinus angustifolia) y sauces blancos (Salix alba) se alinean sobre las orillas del Río Duero, salpicados de espinos negros (Crataegus monogyna), endrinos (Prunus espinosa), zarzamoras (Rubus ulmifolius) y rosas silvestres (Rosa pouzinii)

Al alcanzar las instalaciones ganaderas de las Casas de la Ribera el Camino de Centenera de Andaluz, inicialmente asfaltado, se convierte en una pista agrícola de zahorra. Continuando el recorrido, el Camino Natural llega hasta un pinar de pino negral (Pinus pinaster) donde el trazado se bifurca y la Senda del Duero toma el camino de la derecha.

Llano del Pino

GR 14 Almazán – Andaluz: LLano del Pino.

Después de atravesar el pinar el itinerario continúa por terrenos de vega, bordeando los altozanos, hasta alcanzar un bello meandro que el río ha esculpido sobre la llanura arcillosa. En este lugar, el camino se bifurca y la Senda del Duero toma el ramal izquierdo que asciende suavemente hasta el lugar del Llano del Pino, desde donde el viajero podrá columbrar una extensa llanura en la que las masas boscosas y los trigales conforman un extraordinario mosaico de piezas multicolor.

El Camino Natural continúa por un terreno mesetario dominado por las fincas de labor cuyas tonalidades recorren toda la paleta de colores a lo largo de las diferentes estaciones del año. Tras cruzar el camino agrícola que conduce hasta la localidad de Matute de Almazán, la Senda del Duero gira a la izquierda en el siguiente cruce y abandona el Camino de Centenera de Andaluz para ir en busca de la margen del río.

El viajero quedará sorprendido por los grandes majanos que se sitúan en las cabeceras de las parcelas. Esta colección de cantos rodados, retirados laboriosamente de las tierras de cultivo, representan perfectamente el bravo carácter de los agricultores de esta comarca empeñados en hacer fértil esta tierra tan infecunda.

Majano

GR 14 Almazán – Andaluz: Majano.

Orillando el río y flaqueada por chopos, una senda conduce al viajero de nuevo hasta el Camino de Centenera de Andaluz para vadear el Río Izana, un modesto afluente del Duero.

Bordeando el pueblo de Santa María del Prado, la ruta continua sin tomar ninguno de los desvíos que surgen a los lados. En el paisaje se alternan algún boscaje de encina (Quercus ilex) o de pino negral con las tierras de labor; y en las fincas de cereal la codorniz (Coturnix coturnix) hace en el suelo sus nidos mientras que las alondras comunes (Alauda arvensis), las calandrias comunes (Melanocorypha calandra) y las cogujadas (Galerida cristata) corretean por las fincas en busca de insectos y semillas.

Antes de llegar a Centenera de Andaluz el camino gira a la derecha para tomar rumbo norte y llegar, entre huertas, hasta esta pequeña localidad que todavía conserva el sabor de su rico pasado.

Tierras de labor en Centenera de Andaluz

GR 14 Almazán – Andaluz: Tierras de labor.

De Centenera de Andaluz a Andaluz

10,2 Km. / 2 h. 15 min.
Dentro del pueblo, cuyas calles atesoran el sabor de su rico pasado, sobresale la bonita Iglesia de San Lorenzo que aún conserva extraordinarios restos románicos.

A la salida de la población un área de recreo entorno a una fuente y su lavadero permitirán al viajero reponer fuerzas y disfrutar de un merecido descanso.

El Camino Natural continúa rumbo suroeste hasta alcanzar la primera bifurcación donde la Senda del Duero toma el ramal derecho en dirección oeste. Después de un trecho, de nuevo, el camino se bifurca y el trazado toma el ramal izquierdo en busca del Río Duero.

El paisaje está dominado por las encinas que se alternan con los cultivos de cereal. Cuando la senda discurre próxima al río, las grandes fincas de regadío ponen una nota de color y de frescura en la polvorienta y desloada estepa soriana.

Andaluz y cluse del Río Andaluz

GR 14 Almazán – Andaluz: Pueblo de Andaluz y cluse del Río Andaluz.

Al llegar al paraje del Sotillo, con la vista al norte del pueblo de Andaluz y del cluse que el Río Andaluz ha abierto sobre la serrezuela, el camino gira a la derecha en dirección norte, hacia el pago de La Cerradilla donde el Río Duero ha ido socavando la ladera arcillosa y creando un gran barranco de fuerte pendiente.

El Mirador de Andaluz culmina la cota máxima del paraje y el viajero puede tomar un descanso para contemplar desde este extraordinario balcón unas impresionantes vistas sobre las tierras de Berlanga y las tierras de Gormaz, llegándose a otear en lontananza la esbelta silueta del recinto califal de Gormaz. Los pardos mosaicos de las tierras rojizas se realzan confrontándose con los verdes y amarillos del cereal cultivado y con el intenso azul del cielo, y configuran un cambiante caleidoscopio tan diverso que encandilará al viajero.

Situado sobre la hoz del río, al fondo se adivina el pueblo de Andaluz. Desde el Mirador de Andaluz un suave descenso conduce hasta esta pequeña localidad, donde finaliza la etapa.

Descenso hacia Andaluz

GR 14 Almazán – Andaluz: Descenso hacia Andaluz.

Datos de interés

Protección Civil: 975 759 000
Información Turística Provincial: 975 220 511
Policía Local Almazán: 975 310 151
Información Turística CyL: 975 212 052
Guardia Civil: 062
Emergencias: 112

Cartografía

I.G.N. Hoja 0378 – Quintana Redonda; I.G.N. Hoja 0406 – Almazán

Powered by Wikiloc

← Etapa Anterior

Etapa Siguiente →

UA-45597019-1