Etapa 09: Langa de Duero – Aranda de Duero

Langa de Duero. Torre del Cubo

Castillo atalaya de Langa de Duero

Las chimeneas de hadas

La Senda del Duero abandona la localidad de Langa de Duero, en la provincia de Soria, y se adentra en la provincia de Burgos por un lugar donde el bosque de ribera y las chimeneas de hadas, una de las más curiosas formaciones geológicas que se pueden encontrar junto al Río Duero, conforman un paraje propio de los relatos de cuento.

Canal de Guma

Canal de Guma

Vadocondes. Arquitectura popular

Arquitectura popular

Puente Vadocondes

Puente Vadocondes

De Langa de Duero a La Vid

10 Km. / 2 h.
Citada ya como Segontia Lanka por el ilustre geógrafo griego Estrabón, la localidad de Langa de Duero fue tan importante que otros ilustres historiadores como Plinio el Viejo o Apiano la mencionaron en sus obras.

Celtibérica, arévaca, romana, musulmana y cristiana, todas las culturas se sucedieron en Langa de Duero, cuyo núcleo actual de población se levanta al amparo de la torre atalaya que se eleva sobre el otero de Trascastillo. Su imponente silueta recuerda que en estos lares se batallaron grandes luchas entre moros y cristianos. Según las crónicas, Langa de Duero fue donada a Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador, en sus andanzas por Castilla. Otras ilustres figuras de la historia de España han ido sucediendo sus presencias en Langa de Duero: Álvaro de Luna, condestable de Castilla, Enrique Enríquez, hijo del Infante Enrique de Castilla, los Reyes Católicos y Carlos I.

La etapa se inicia en la margen derecha del Río Duero, en el puente medieval que, con sus doce arcos, vadea el río en las cercanías de las piscinas municipales. Tras pasar el puente y realizar un pequeño tramo por la carretera que une la población de Langa de Duero y la localidad de Valdanzo se cruza el Río Valdanzo, río truchero y cangrejero, cuyas aguas molieron en su día siete molinos y dos batanes. Al poco, la Senda del Duero gira a la derecha y toma un camino agrícola, compartiendo itinerario con otra gran ruta senderista de largo recorrido: el Camino del Cid.

El trazado discurre por la vega del Río Duero, donde las huertas, que tanta fama han reportado a la comarca de Langa de Duero, se reparten el espacio con fincas de remolacha, cereal, cártamo, girasol, árboles frutales y extensas hileras de chopos.

Langa de Duero. Tierras de labor

GR 14 Langa de Duero – Aranda de Duero: Huertas y campos de cultivo.

La Senda del Duero llega a una bifurcación, toma el ramal de la derecha y continúa por un camino que discurre entre el Río Duero y un bonito sierro, colonizado por las sabinas (Juniperus thurifera), donde el agua de escorrentía descendiendo por las laderas ha modelado un paisaje de espectaculares cárcavas, entre las que aparecen caprichosas formas como las chimeneas de hadas.

La Vid. Chimeneas de hadas

GR 14 Langa de Duero – Aranda de Duero: Chimeneas de hadas.

Las “chimeneas de hadas”

Las chimeneas de hadas son un fenómeno geológico originado por los torrentes de agua. La erosión producida por el agua de escorrentía arrastra los materiales de las laderas y horada el terreno creando cárcavas y regueros, según sea la pendiente y la naturaleza del suelo.

Cuando materiales poco consistentes están protegidos en la parte superior por rocas compactas que el agua no puede arrastrar, la erosión sólo se produce lateralmente dando como resultado estas caprichosas formas.

Después de abandonar este paraje, propicio para que duendes y gnomos encuentren escondite, el itinerario llega a un cruce donde abandona el camino principal y toma una estrecha vereda que discurre paralela al Río Duero. El canto de carboneros (Parus major), herrerillos (Parus caeruleus), mirlos (Turdus merula) y jilgueros (Carduelis carduelis) entre los carrizos (Phragmites australis) y las junqueras acompañan al viajero durante el trayecto. Al alcanzar un gran meandro del río, en el Pago del Quemado, se divisa, en la otra orilla, la población de Zuzones alzándose sobre el Duero. El sendero continúa por un terreno de aluvión entre el bosque ribereño y una repoblación de pino resinero (Pinus pinaster) y piño piñonero (Pinus pinea).

Más adelante la vereda se incorpora de nuevo al camino principal y continúa con dirección noroeste. Al llegar a la altura de una azuda en el río, la Senda del Duero se interna en el área recreativa del Monasterio de la Vid, un bosquete de pinos piñoneros entorno a la vega del Río Duero, y desemboca en el Camino del Quemado que conduce hasta la entrada al Monasterio de Santa María de la Vid y a la población de La Vid.

La Vid. Monasterio de Santa María de la Vid

GR 14 Langa de Duero – Aranda de Duero: Monasterio de Santa María de la Vid.

El Monasterio de Santa María de la Vid

El Monasterio de Santa María de la Vid está formado por varios edificios con mezcla de aires premonastrenses y agustinos. Los primeros monjes llegaron al monasterio en torno al año 1140, tras la retirada de los musulmanes de la línea defensiva que suponía el Duero y permanecieron en él hasta la exclaustración de 1835. En 1865 los monjes agustinos se asentaron en sus dependencias y liberaron al monasterio de la situación de abandono y pillaje en la que había caído. Actualmente es un monumento histórico-artístico declarado Bien de Interés Cultural (BIC).

Tanto las dependencias monacales como la iglesia son de estilo tardogótico, renacentista, y sustituyeron al conjunto románico original del siglo XII, componiendo un edificio de tres naves con un gran cimborrio sobre el crucero.

La iglesia presenta una fachada barroca con un vano de medio punto que queda rodeado por una estructura de columnas, balaustres y pilastras de gran belleza. Sobre ella se levanta una descomunal espadaña, del mismo estilo, que asciende hasta el cielo mediante tres pisos de troneras. Los contrafuertes están adornados por grandes escudos heráldicos, medallones y esculturas al estilo romano, muy del gusto renacentista. El claustro, de gran belleza, fue construido en el siglo XVI.

El interior del monasterio alberga una biblioteca con extraordinarios fondos bibliográficos. Entre ellos sobresale un Corán manuscrito sobre pergamino del año 528 de la Hégira, año 1134 de la era cristiana, realizado con oro y tintas de colores azul, rojo, negro, verde. Además, la biblioteca presenta 22 incunables identificados y catalogados, muchos de ellos impresos antes de 1490.

De La Vid a Guma

3 Km. / 30 min.
A mediados del siglo XX, con la política de construcción de embalses y pantanos, muchos pueblos castellanos fueron anegados y sus habitantes tuvieron que ser reubicados. El Instituto Nacional de Colonización adquirió, en los años cincuenta, la finca de La Vid y levantó la localidad actual para alojar a los vecinos del antiguo pueblo segoviano de Linares del Arroyo, inundado al construir el pantano de Linares. En su recuerdo, le dio el nombre de Colonia de Linares de La Vid.

El Camino Natural deja atrás el pueblo, cruza la carretera N-122 que une Valladolid con Soria por un paso subterráneo y, después de sortear una pradería, toma un ancho camino agrícola que transcurre junto al Duero y su bosque de ribera. Al llegar al mirador sobre un azud en el río, donde se halla la presa para la toma de agua de los canales de Guma y Aranda, el sendero asciende por una pequeña pendiente hasta el otero donde se asienta la población de Guma.

Guma. LIC Riberas del Duero y afluentes

GR 14 Langa de Duero – Aranda de Duero: Guma, LIC Riberas del Duero y afluentes.

De Guma a Vadocondes

6 Km. / 1 h. 30 min.
La antigua granja de Guma, donada en 1168 por el rey Alfonso VII, forma parte de la pedanía de La Vid y Zuzones. El Instituto Nacional de Colonización también levantó, en los años sesenta, el pueblo actual para realojar a los vecinos afectados por la construcción de los pantanos de las provincias de Cuenca, Guadalajara, Segovia y Valladolid. A estos vecinos se les denominaba colonos y se les entregó un lote compuesto por casa, tierras, ganado y monte que debían pagar con un porcentaje de la cosecha obtenida.

A la salida del poblado el recorrido avanza paralelo al Canal de Guma, entre viñedos y cultivos de regadío. Después de un tramo, cruza el canal y llega nuevamente hasta las proximidades del Río Duero. Una exuberante senda se adentra en el bosque de ribera que flanquea sus orillas. Chopos (Populus nigra), álamos (Populus alba), sauces (Salix sp.), olmos (Ulmus sp.), fresnos (Fraxinus sp.) y alisos (Alnus glutinosa) conforman un extenso dosel arbóreo. Junto al cauce también se desarrolla un rico estrato herbáceo compuesto por carrizos y juncos. Todo el ecosistema sirve de refugio a una gran variedad de avifauna como los zorzales comunes (Turdus philomelos), los mosquiteros comunes (Phylloscopus collybita), las garzas reales (Ardea cinérea), los ánades (Anas platyrhynchos) y las fochas (Fulica atra).

Vadocondes. Bosque de ribera

GR 14 Langa de Duero – Aranda de Duero: Bosque de ribera.

Al cabo de un trecho la Senda del Duero alcanza la entrada de la población de Vadocondes donde un área recreativa, situada junto a la fuente de Puenteseco, invita a tomar un merecido descanso antes de continuar.

De Vadocondes a Aranda de Duero

13 Km. / 3 h. 20 min.
Según cuenta la leyenda, Vadocondes debe su nombre al vado que hay en el río, por el cual pasaron unos condes que iban persiguiendo a los moros a finales de la Edad Media.

Declarada Conjunto Histórico, la localidad de Vadocondes estuvo amurallada en la época medieval. Todavía se preservan dos puertas de la antigua muralla: la Puerta de Burgos y la Puerta Nueva que muestra, en su parte superior, un escudo de los Austrias. Dentro de la población destacan la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, el puente sobre el Duero, la manguardia que protegía al pueblo de las crecidas, la Ermita de San Cosme y San Damián y la Ermita del Humilladero. En la Plaza Mayor se conserva el Rollo Jurisdicional. Financiado con las tasas cobradas por pasar por el puente sobre el Duero, está compuesto por una columna de gran perfección en su talla, coronada por una cruz de forja. El remate de cuatro brazos sobresalientes con forma de caras dolientes, de gusto plateresco, sobre los que se pasarían las cuerdas para colgar a los reos indica su posible uso como picota de ejecución.

Vadocondes. Puerta Nueva

GR 14 Langa de Duero – Aranda de Duero: Vadocondes, Puerta Nueva.

Después de vadear el Río Duero por el antiguo puente, la Senda del Duero gira a la izquierda para seguir por la orilla derecha del río y pasar bajo el puente de hierro de la antigua línea férrea Valladolid-Ariza. El itinerario avanza por los amplios caminos agrícolas que recorren los cultivos de regadío de la vega, en dirección hacia el Monte de la Calabaza, un pequeño sierro en el que las encinas (Quercus ilex) y los pinos resineros forman un denso bosque mediterráneo.

Aranda de Duero. Camino del Monte de la Calabaza

GR 14 Langa de Duero – Aranda de Duero: Camino del Monte de la Calabaza.

Siguiendo, en dirección oeste, el límite del Monte de la Calabaza y el Canal de Aranda se alcanza el Pago de la Enebrada donde un pilón y una fuente, fechados en 1926, marcan el inicio de un tramo asfaltado.

Después de pasar la Ermita de San Isidro, el Camino Natural cruza el Canal de Aranda y se aleja del Monte de la Calabaza entrando en un paraje donde los terrenos de labor sustituyen paulatinamente al arbolado. En el segundo cruce de caminos, el itinerario vira a la izquierda, nuevamente en busca del Duero. Cuando se llega junto al río, el itinerario gira a la derecha, entre fincas de labor salpicadas de choperas pero, a medida que la etapa se aproxima a Aranda de Duero, el paisaje se altera con la presencia de numerosas huertas y fincas de recreo.

Aranda de Duero. Fincas de labor

GR 14 Langa de Duero – Aranda de Duero: Fincas de labor en Aranda de Duero.

Tomando el Camino de Navafrías se entra en Aranda de Duero por la calle del Puente Conchuela sobre el Río Arandilla. Un paseo a lo largo del Parque de la Isla, situado a orillas del Río Duero, pone fin a la etapa.

Otros senderos

Con el fin de poner en valor los más sobresalientes elementos naturales y etnográficos del entorno, tanto el Consorcio Camino del Cid como las localidades de La Vid y Vadocondes han procedido al acondicionamiento de varios senderos de pequeño recorrido (PR).

CAMINO DEL CID
Este itinerario está basado en la obra literaria del Cantar del Mío Cid, que narra las hazañas de Rodrigo Díaz de Vivar desde su destierro de Castilla. Esta obra literaria, si bien se fundamenta en raíces históricas, posee aspectos novelados y ficticios creados directamente por el autor o por la tradición oral. En este sentido, el Camino del Cid es un camino literario.

Por otro lado, en beneficio de una compresión global del personaje, se han incorporado al camino algunas localidades con especial significancia por su relación con el Cid histórico, el Cid mítico, o la época.

Así, el Camino del Cid se ha configurado mediante un eje principal y una serie de anillos temáticos. El recorrido consta de 10 tramos, 4 ramales y 5 anillos.

SENDERO DEL VALLE DE LA VIRGEN DEL MONTE
El paraje de la Ermita de la Virgen del Monte se corresponde con el lugar donde un Abad del Monasterio de la Vid dató en el siglo XVII la cidiana Afrenta de Corpes a las hijas del Cid, por los Condes de Carrión, allá por el siglo XII. La fuente que mana a escasos metros de la ermita podría corresponderse con la citada en el Cantar de Mío Cid: Falaron un vergen con una limpia fuent

SENDERO DE LOS VALLES
Partiendo de Vadocondes, una ruta circular llega hasta la población de Santa Cruz de la Salceda por un trazado que permite descubrir al viajero los más notables aspectos paisajísticos de la región.

Datos de interés

Ayuntamiento de Langa de Duero: 975 353 001
Guardia Civil de Aranda de Duero: 947 500 086
Ayuntamiento de Aranda de Duero: 947 500 100
Bomberos (Burgo de Osma): 670 975 075
Urgencias médicas: 947 511 551
Emergencias: 112

Cartografía

I.G.N. Hoja 0375 – Fuentespina; I.G.N. Hoja 0376 – Langa de Duero

MIDE_09_v0

UA-45597019-1