Roa. El Duero tranquilo

Etapa 11: Roa – Peñafiel

Inicio » Rutas por el Duero » Sendero GR 14 » Etapa 11: Roa – Peñafiel

Roa – Peñafiel

El Duero tranquilo

Entre Roa y Peñafiel la Senda del Duero abandona la provincia de Burgos y entra en la provincia de Valladolid. El río transcurre con un leve desnivel por la campiña en la que los viñedos, que dan origen a los prestigiosos vinos de la comarca, dominan la vasta vega que el río ha moldeado con el paso del tiempo. La última parte del recorrido discurre por una vereda que se abre paso entre la densa vegetación del soto ribereño pero, al final, la vista sobre el majestuoso castillo que se levanta sobre Peñafiel bien merece el esfuerzo realizado.

Itinerario

Roa – San Martín de Rubiales – Bocos de Duero – Peñafiel

MIDE Etapa 11: Roa - Peñafiel

Recorrido

De Roa a San Martín de Rubiales | 9 Km. – 2 h. 10 min.

Roa, la villa que ha sido testigo de importantes momentos en la historia de España, es el punto de partida de esta etapa que abandona las tierras burgalesas para adentrarse en la provincia de Valladolid.

Roa: Quién bien quiere a Beltrán, bien quiere a su can

La villa de Roa cuenta con restos procedentes de la Edad del Cobre. Posteriormente, otros grupos humanos ocuparon la fértil vega como así lo pone de manifiesto el yacimiento de Carrasalinera, que pertenece a la Edad del Bronce. La llegada definitiva de los romanos hizo que Roa, conocida hasta entonces como Rauda, se integrase en la nueva organización administrativa pasando a depender de Clunia.

Situada en los límites cristianos, Roa vio favorecido su crecimiento durante la Edad Media cuando Alfonso VII, en el año 1143, promulgó el fuero de Sepúlveda y surgió la Comunidad de Villa y Tierra de Roa que concedía especiales derechos, privilegios de tierras, pastos y montes a favor de quienes fueran a habitar la villa y sus 33 aldeas. En el año 1295, la reina Doña Violante, viuda de Alfonso X, ordenó la construcción de la muralla de Roa. Ésta era alta y sólida, almenada, con doble muro y contaba con seis puertas: Puerta de la Villa, Puerta de San Juan, Puerta de San Esteban, Puerta de San Miguel y la Puerta del Arrabal o de La Fuerza.

En el siglo XV, Enrique IV entregó la villa como regalo a su valido don Beltrán de la Cueva. De este hecho proviene el lema del escudo de la villa: «Quien bien quiere a Beltrán, bien quiere a su can».

En 1517 falleció en la villa el Cardenal Cisneros; y en 1825 fue ajusticiado en la plaza del pueblo el héroe de la Guerra de la Independencia española: Juan Martín El Empecinado, quien participó como jefe de una de las guerrillas legendarias que derrotaron en repetidas ocasiones al ejército napoleónico.

Actualmente, Roa alberga la sede del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Ribera del Duero ubicado en el antiguo hospital de San Juan Bautista.

Los viñedos

La Senda del Duero abandona el pueblo de Roa por el Camino de los Molineros en busca del río. Después de pasar la estación depuradora de aguas, el trazado alcanza una bifurcación y toma el camino de la izquierda para seguir el cauce del Duero. En la vega las tierras de labor y los huertos alternan con los viñedos que tanta fama han dado a esta tierra.

Roa: Viñedos
GR 14 Roa – Peñafiel: Viñedos.

El vino

La Ribera del Duero es, actualmente, una de las denominaciones de origen de vino más prestigiosas del mundo. Pero, la relación entre la Ribera del Duero y el vino es muy antigua: El dios Baco ya aparece como protagonista en los mosaicos descubiertos en la villa romana de Santa Cruz, en Baños de Valdearados.

Los romanos apreciaron estos campos soleados con bajas precipitaciones y clima extremo como ideales para el cultivo de la vid. Y, ya desde entonces, el vino ha influido en estas tierras y sus gentes. Los viñedos han dado su color y textura al paisaje, han modelado la forma de los pueblos mediante la construcción de bodegas tradicionales -algunas datan del siglo XIII-, y forman parte primordial de su economía y de sus tradiciones.

La variedad de uva más utilizada para la elaboración de los caldos es la tinta del país o tempranillo. Ésta debe suponer, según las normas del consejo regulador de la Denominación de Origen, al menos el 75% en la elaboración del vino. Los vinos más abundantes son los tintos, aunque también se producen rosados y blancos.

En los vinos tintos, la Denominación de Origen establece cuatro categorías: Vino joven -envejecimiento inferior a 12 meses-, vino crianza -envejecimiento no inferior a 24 meses, de los cuales, al menos, 12 han de ser en barrica de roble-, vino reserva -envejecimiento no inferior a 36 meses, de los cuales, al menos, 12 han de ser en barrica de roble- y vino gran reserva -envejecimiento no inferior a 60 meses, de los cuales, al menos, 24 han de ser en barrica de roble-.

La vega

En un meandro del río se halla el Área Recreativa de Roa donde el viajero podrá disfrutar de un merecido descanso. Reanudando la marcha podrá observar a través de la vegetación de ribera el pueblo de la Cueva de Roa, en la otra margen del río. El origen de su nombre se remonta al siglo XV, cuando el señorío de la villa fue entregado por el rey Enrique IV de Castilla a Beltrán de la Cueva en pago a los servicios prestados en la corte como valido.

Área recreativa de Roa
GR 14 Roa – Peñafiel: Área Recreativa de Roa.

Tras pasar junto a una azuda el Camino Natural abandona la ribera, entre fincas de labor y viñedos cultivados en espaldera. Al alcanzar una encrucijada de caminos el trazado gira a la izquierda y toma rumbo sureste, nuevamente en busca del Río Duero flanqueado por la silueta de chopos (Populus nigra), fresnos (Fraxinus angustifolia) y sauces (Salix sp.).

A la derecha queda el Alto de Socastillo, incomparable balcón natural sobre el serpenteante Río Duero. Pese a no ser tan conocido como la Cuesta Manvirgo, la localidad de Haza, o la Cuesta del Águila, que son algunos de los miradores naturales más notorios de la Ribera del Duero burgalesa, desde la cima de este alto también se pueden contemplar unas extraordinarias vistas de los vastos horizontes sobre el valle del Duero, hasta que la vista del viajero se pierde en las elevaciones de la Sierra de Ayllón.

San Martín de Rubiales: Alto de Socastillo
GR 14 Roa – Peñafiel: San Martín de Rubiales.

En una nueva bifurcación el itinerario toma el camino de la derecha hacia la Ermita de San Juan, lugar de paso antes de llegar al pueblo de San Martín de Rubiales.

De San Martín de Rubiales a Bocos de Duero | 8,4 Km. – 1 h. 50 min.

Muchos historiadores sostienen que en el cerro de Socastillo se erigía el Castillo de San Martín que, por su situación estratégica, dominaba el paso del Duero por el puente de la localidad. Por este motivo, en el año 1007 las tropas de Abd al-Malik, hijo del caudillo Almazor, masacraron a los habitantes del pueblo destruyendo el castillo.

San Martín de Rubiales: Bancales
GR 14 Roa – Peñafiel: Cultivo en bancales.

El Camino Natural cruza la carretera BU-131 y abandona San Martín de Rubiales junto a una hilera de bodegas tradicionales. El trazado discurre por un camino agrícola entre viñedos y fincas de labor. Sobre la ladera que desciende desde el páramo hasta la vega, el viajero podrá observar los restos de los bancales que facilitaban el cultivo agrícola a pesar de lo escarpado del terreno. Su abandono está favoreciendo la regeneración natural de encinas (Quercus ilex) y sabinas albares (Juniperus thurifera), que se alternan con viejos almendros (Prunus dulcis).

Después de un trecho, el camino describe una amplia curva hacia la derecha. El color ocre de los escarpes se va degradando hasta que el blanco se torna en protagonista del paisaje. Y en la vega, el Canal de Riaza aporta el agua necesaria para que los campos de cultivo produzcan generosas cosechas de maíz y alfalfa.

Bocos de Duero: Campos de labor
GR 14 Roa – Peñafiel: Campos de cultivo blanquecinos.

Siguiendo la vega del río el Camino Natural llega a Bocos de Duero, primer pueblo de la provincia de Valladolid. Un agradable parque invita al viajero a reponer fuerzas.

De Bocos de Duero a Peñafiel | 9,4 Km. – 2 h. 10 min.

El recorrido continúa por el bosque de ribera, entre chopos, alisos (Alnus glutinosa), fresnos y matorral. En algunos parajes el río se encaja profundamente en la llanura aluvial y la Senda del Duero discurre por toboganes que suben y bajan desde la orilla del río hasta la llanura aluvial por acusados terraplenes.

Bocos de Duero: Sotos del Duero
GR 14 Roa – Peñafiel: Los sotos del río Duero.

En el soto las aves encuentran al abrigo de sauces, chopos, saúcos (Sambucus nigra), cornejos (Cornus sanguínea), salgueras (Salix eleagnos), ligustros (Ligustrum vulgare), majuelos (Crataegus monogyna), rosales (Rosa canina), zarzas (Rubus sp.), zarzamoras (Rubus ulmifolius), clemátides (Clematis vitalba), madreselvas (Lonicera sp.), hiedras (Hedera hélix), correhuelas (Calistegia sepium) y lúpulos (Humulus lupus), un magnífico hábitat para vivir, alegrando con sus cantos, juegos y trajines el recorrido. Aquí habita el ruiseñor común (Luscinia megarhynchos), el petirojo (Erithacus rubecula), el zarcero común (Hippolais polyglotta), el mosquitero común (Phylloscopus collybita), la oropéndola (Oriolus orioulus), el carbonero común (Parus major), el alcaudón dosirojo (Lanius collurio), la garza real (Ardea cinérea) y la garceta común (Egretta garzetta).

Peñafiel: Sotos del Duero
GR 14 Roa – Peñafiel: Los sotos del río Duero.

En las cercanías de Peñafiel el Camino Natural abandona el soto y discurre por los amplios horizontes de la estepa. Al norte, el Castillo de Curiel levantado en un cerro rocoso sobre un antiguo castellum romano, domina el páramo. Este castillo, el más antiguo de la provincia de Valladolid, se erigió como bastión fundamental en la repoblación del valle del Duero, entre los siglos IX y XI. Fue propiedad de varios reyes castellanos y leoneses, y parte de la dote de diversas reinas en sus matrimonios. El paso del tiempo y la falta de mantenimiento lo redujeron a un estado ruinoso pero, actualmente ha sido recuperado.

Curiel de Duero: Castillo
GR 14 Roa – Peñafiel: Castillo de Curiel de Duero.

El Río Duratón

La Senda del Duero cambia de margen vadeando el Río Duero por el Puente de Piedra, de origen medieval. Después de cruzar la carretera VA-101 por un paso inferior llega hasta la desembocadura del Río Duratón en el Río Duero.

Una pasarela de moderno diseño, perfectamente integrada en el paisaje, permite cruzar el Río Duratón. La vereda, que remonta el Río Duratón por su margen izquierda, alcanza Peñafiel, donde concluye la etapa. Diversas instalaciones ya en desuso, tales como molinos, azudas y un puente de estructura metálica para el ferrocarril, que poseen el encanto de pertenecer al comienzo de la industrialización y modernización de la comarca, acompañan al viajero en este último tramo.

Peñafiel: Río Duratón
GR 14 Roa – Peñafiel: Antigua azuda sobre el río Duratón.

Planifica el viaje

Descarga la Guía del Sendero GR 14 en la Provincia de Burgos con información detallada de la etapa. También puedes descargar el Track de la Etapa 11: Roa – Peñafiel con todos los waypoint’s necesarios para no perderte.

Booking.com

Powered by Wikiloc