Etapa 14: Tudela de Duero – Puente Duero

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

Tudela de Duero. Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción.

Los pinares de pino piñonero

Los pinares de pino piñonero son los principales protagonistas de la etapa. El Camino Natural discurre bajo sus amplias y redondeadas copas, ofreciendo un sombreado paseo. El impacto de los núcleos de población en el paisaje es más notable que en las etapas precedentes, pero no por ello carece de atractivo. El tramo final del recorrido transcurre por el Pinar de Antequera, un bosque declarado de utilidad pública donde los vallisoletanos encuentran un excelente espacio de esparcimiento.

Pinar

Pinares

DSCN0919

Puente de Tudela

La Mambla

La Mambla

De Tudela de Duero a Herrera de Duero

8,1 Km. / 1 h. 50 min.
El embarcadero del parque fluvial de Tudela de Duero es el marco donde se inicia esta etapa. Situado en terrenos de la era cuaternaria, algunas zonas de Tudela de Duero sirvieron al hombre prehistórico como lugar de asentamiento privilegiado. Durante la era neolítica el cerro de la Mambla estuvo habitado; así lo atestiguan los hallazgos de innumerables fragmentos de cerámica y óseos, y los restos de un castillo llamado por los árabes Ibn Mamls o castillo de las Mámbulas. El nombre de Mambla viene del latín: Mambula, mamma, debido a su semejanza con el seno de una mujer. Tanto el cerro de la Mambla como el singular cerro de la Cuchilla servían de guía para los viajeros y caminantes.

La Villa de Tudela de Duero, el oásis de Castilla

Tudela de Duero está situada sobre un meandro que le ofrece la posibilidad de una defensa natural magnífica, rodeada de agua por completo.

Durante la época de Alfonso X el Sabio se construyeron las murallas de entrada a Tudela. Los siglos XVII y XVIII fueron épocas de penumbra. Importantes desastres naturales, varias inundaciones y un tornado que dejó el río Duero seco azotaron la población. Las epidemias se sucedieron provocando grandes bajas entre los habitantes de Tudela. Durante la invasión napoleónica los tudelanos, con la ayuda de los ingleses, derribaron el puente medieval. Como dato anecdótico se cree que el general Wellington pasó la noche en la casa que está justo a la izquierda del casino. Entonces toda la calle Cervantes se llamaba Calle de los Mesoneros, y Bodegas Mauro ya era uno de ellos.

Hay textos del siglo XVII que atestiguan que Tudela de Duero era un auténtico paraíso, con abundante manantiales, huertas y grandes arboledas.

El nombre de Tudela se cree que proviene de una mansión romana llamada Tela y que posteriormente derivó en Tudela porque los cristianos, durante la Edad Media, hacían guardia en las murallas vigilando y pasando la noche en vela para prevenir el ataque de los moros.

Tudela de Duero puede presumir de tener los encierros taurinos más antiguos de España y son unos de los más famosos de Castilla y León, junto con los de Cuéllar.

El itinerario discurre, todavía dentro del casco urbano, por la margen derecha del Duero hasta el puente sobre el río. El Camino Natural lo cruza hasta la orilla opuesta, mientras se divisa la sobria fachada de sillería de la ermita de la Quinta Angustia, construida en el siglo XVI.

Humilladero Quinta de la Angustia

GR 14 Tudela de Duero – Puente Duero: Ermita del Humilladero o de la Quinta Angustia.

Tras cruzar el puente se gira a la derecha y se toma la calle de Herrera que conduce, en primer lugar hasta las instalaciones deportivas municipales, y después hasta el pinar de Santinos, un pinar con grandes pinos piñoneros (Pinus pinea), característico de los arenales de la provincia de Valladolid. El topónimo Santinos proviene de San Tinellos, una aldea visigoda, aunque existen indicios de un antiguo asentamiento anterior romanizado según lo atestiguan los restos encontrados de terra sigillata, bellos ejemplares de cerámica romana con hermosas decoraciones.

Al llegar al área recreativa de Santinos, en las inmediaciones del Aula de la Naturaleza, el camino se bifurca en varias direcciones, debiéndose tomar el camino más a la derecha, que continúa por el pinar en busca del río Duero.

Pinar

GR 14 Tudela de Duero – Puente Duero: Pinar de pino piñonero.

Bajo el pinar de piñonero, en algunos puntos del recorrido, la senda se asoma al río, que discurre en este tramo encajonado entre taludes horadados por el curso del agua y colonizados por algunos árboles típicos de ribera que no llegan a conformar un verdadero bosque ribereño. En los taludes arenosos se pueden observar las entradas a los nidos de lo abejarucos (Merops apiaster), un pájaro inconfundible por la multitud de colores que presenta, pecho azul, vientre verdoso, cabeza canela, cuello amarillo y una lista negra que adorna su ojo.

Los pinares y los piñones

El Camino Natural del Duero a su paso por la provincia de Valladolid atraviesa importantes extensiones de pinares, auténticos protagonistas del paisaje forestal vallisoletano, junto con los encinares y los bosques de ribera que crecen a orillas del Duero y sus afluentes. En España crecen de forma espontánea varios tipos de pinos, algunos propios de la alta montaña como el pino negro (Pinus uncinata) de los Pirineos, otros más extendidos como el pino albar (Pinus halepensis). Pero, la especie de pino más característica de la provincia de Valladolid y zonas limítrofes es el pino piñonero (Pinus pinea) que, durante siglos, ha sido favorecido por el hombre debido a su doble aprovechamiento para la producción de madera y de piñones comestibles. Las piñas se suelen recolectar en invierno y se tuestan, o bien se conservan hasta la primavera para extraer el piñón con la ayuda del calor del sol si se prefieren crudos o se destinan a siembra. Los pinares de la Meseta Norte son uno de los núcleos de mayor tradición del mundo en aprovechamiento del piñón, existiendo documentación que así lo corrobora desde la Edad Media. En las últimas décadas ha aumentado el interés por el piñón, así como su prestigio como parte de la saludable dieta mediterránea, lo que ha hecho que se haya convertido en un recurso de gran valor para las provincias de Valladolid, Segovia y Ávila. Además, esta especie de pino es muy apropiada por crecer con relativa rapidez en los suelos secos y arenosos del centro de la Meseta, en ámbitos de difícil reforestación, lo que la ha convertido en el protagonista de los trabajos de repoblación forestal en estas zonas.

Actualmente los pinares de pino piñonero ocupan en la provincia de Valladolid importantes extensiones de terreno, ya sea de propiedad comunal o privada. Los pinares incluidos en el Catálogo de Montes de Utilidad Pública, cuya titularidad corresponde generalmente a las juntas vecinales o a los ayuntamientos, son gestionados por la Junta de Castilla y León para garantizar su explotación sostenible, salvaguardar sus valores naturales y proporcionar ingresos a las entidades locales. En cuanto a los pinares privados, aunque su explotación es particular, también están tutelados por la Junta de Castilla y León para evitar posibles abusos y garantizar que su aprovechamiento sea razonable. En su conjunto conforman densas manchas que interrumpen la monotonía del paisaje mesatario, lo preservan de la erosión, proporcionan refugio a la fauna y sirven como zonas recreativas y de descanso a la población, siendo particularmente apreciada su sombra para pasear en los días calurosos de verano. Gran parte de la etapa catorce del Camino Natural discurre a la sombra de los pinares Santinos y Antequera, lo que resulta tan gratificante como la compañía del río Duero.

Los pinares de pino piñonero cuentan con estrato arbóreo monopolizado por esta especie y un estrato inferior en el que, junto a pinos jóvenes, aparecen otras especies como la encina (Quercus ilex), que en una situación hipotética en la que no estuviera presente el hombre, posiblemente competiría con los pinos. Con éstos coexiste un variado estrato arbustivo formado por jaras, retamas y otros matorrales propios de ámbitos mediterráneos. Las masas de pinos suelen ser objeto de periódicas labores de entresaca de algunos ejemplares para su aprovechamiento maderero. Así mismo, bajo este dosel arbóreo crece una variada oferta micológica que fundamentalmente se recolecta en otoño, donde destaca el níscalo (Lactarius deliciosus). Por lo demás se trata de bosques muy abiertos, fácilmente transitables y soleados excepto bajo la sombra permanente de las densas copas de los pinos. En su interior se encuentra una variada fauna en la que destacan algunas aves forestales como el pica pinos, la abubilla, el arrendajo, etc., así como algunos mamíferos de mediano tamaño como la liebre o el zorro.

Más adelante la senda desemboca en un amplio camino, el camino de Herrera, donde se debe girar a la derecha para atravesar, un poco después, una línea férrea actualmente en desuso, dejando a la derecha un antiguo puente de hierro sobre el río Duero.

Línea férrea

GR 14 Tudela de Duero – Puente Duero: Línea ferrea, actualmente en desuso.

El itinerario pasa por una gravera, al lado de una pequeña laguna, que, aunque cubierta en su mayor parte por espadañas, alberga refugio para que pequeños mamíferos como los ratones de campo (Apodemus sylvaticus) se acerquen a beber, mientras que los cárabos comunes (Strix aluco) y los búhos reales (Bubo bubo) acechan para capturarlos.

Más adelante el camino pasa a estar asfaltado, flanqueado casi siempre por frondosos pinos, hasta llegar a la localidad de Herrera de Duero.

Iglesia de Herrera de Duero

GR 14 Tudela de Duero – Puente Duero: Iglesia de Herrera de Duero.

De Herrera de Duero a Puente Duero

14 Km. / 3 h.
En esta localidad, tomando la calle principal que atraviesa la población, se continúa con dirección oeste siguiendo la ruta. Después de cruzar un puente sobre el río Duero, un paso subterráneo permite cruzar la carretera CL-601, e incorporarse al camino de Puenteduero que nos conduce entre cultivos de regadío y pequeños bosquetes de pinos piñoneros por el pago del Coto de Castillejo.

Cultivos de regadío

GR 14 Tudela de Duero – Puente Duero: Pago del Coto del Castillejo.

En el pinar se aprecia una mayor presencia de sotobosque, fundamentalmente de encinas (Quercus ilex), creando un bosque más tupido, un hábitat ideal para que grandes mamíferos como el jabalí (Sus scrofa) encuentren alimento y cobijo. También los márgenes del Duero presentan un bosque de ribera más denso.

El Camino Natural abandona el pinar y avanza por un terreno más urbano. Después de atravesar la carretera N-601 por un paso subterráneo, continúa bordeando los muros de la urbanización el Bosque Real y alcanza las antiguas instalaciones del Liceo Francés. Tras varios cruces y giros, que conducen a través de una zona semiurbanizada con numerosas construcciones y naves industriales, la Senda del Duero discurre por una carretera que cruza, por un paso elevado, la vía férrea del AVE, en las proximidades del pinar de Antequera.

Pinar de Antequera

GR 14 Tudela de Duero – Puente Duero: Pinar de Antequera.

El Pinar de Antequera

El pinar de Antequera es un monte de mediana extensión (980 Ha.) que fue incluido en el Catálogo de los montes y demás terrenos forestales exceptuados de la desamortización por razones de utilidad pública, publicado por Real Decreto de 1 de agosto de 1.901, gracias al cual goza de un estatuto jurídico de protección. La presencia de pinares en fuentes escritas se atestigua por primera vez en el siglo X, y desde entonces preocupa su deforestación. En 1.582 el rey Felipe II ya se lamentaba en estos términos:

“… Una cosa deseo ver acabada, y es lo que toca a la conservación de los montes y aumento de ellos, que es mucho menester y creo que andan al cabo. Temo que los que vinieran después de nosotros han de tener mucha queja de que se los dejemos consumidos, y plegue a Dios que no lo veamos en nuestros días…”

Actualmente, el pinar de Antequera está considerado como el principal pulmón verde de la ciudad de Valladolid y como uno de sus lugares de esparcimiento y ocio al aire libre más importante. Cuenta con amplios espacios para el senderismo, el deporte a pie o en bicicleta. La vegetación dominante es el pino piñonero, de inconfundible copa redonda, y el pino resinero, pudiéndose encontrar alguna encina

El itinerario se interna por el Pinar de Antequera, un bosque de pinos piñoneros con un intenso uso recreativo y social por parte de los vallisoletanos, con gran variedad de especies que viven en él siendo frecuentes las ardillas (Sciurus vulgaris) y los rabilargos (Cyanopica cyanus), aunque carboneros comunes (Parus major), herrerillos comunes (Parus caeruleus) y pinzones vulgares (Fringilla coelebs) también se dejan ver con asiduidad.

Al llegar al Área Recreativa de Puenteduero se gira a la izquierda, hacia el río Duero, por una amplia pista para ir en busca de la playa fluvial, conocida como Playa de Puente Duero, donde hay se podrá tomar un merecido descanso antes de continuar, en un último esfuerzo, por el camino de Pesquerón que conduce hasta Puente Duero.

Datos de interés

Ayuntamiento de Tudela de Duero: 983 520 001
Guardia Civil de Tudela de Duero: 983 522 478
Policía Local de Tudela de Duero: 983 522 092
Centro de Salud de Tudela de Duero: 983 522 478
Cruz Roja de Tudela de Duero: 983 522 285
Oficina de Turismo de Tudela de Duero: 983 522 038
Centro Municipal de Puente Duero: 983 405 320
Ayuntamiento de Olivares de Duero: 983 819 267
Emergencias: 112

Cartografía

I.G.N. Hoja 0372 – Valladolid

14_MIDE_14_v0

UA-45597019-1