Toro. Las "tablas" del Duero

Etapa 18: Toro – Zamora

Inicio » Rutas por el Duero » Sendero GR 14 » Etapa 18: Toro – Zamora

Toro – Zamora

Las «tablas» del Duero

El Camino Natural parte de Toro y llega a la ciudad de Zamora. En este tramo el río discurre por un leve desnivel, aumenta la anchura de su cauce, y la corriente se vuelve lenta formando grandes remansos denominados tablas. La vegetación de la orilla se hace espesa y diversa, lo que permite al viajero disfrutar de un agradable paseo.

Itinerario

Toro – Peleagonzalo – Madridanos – Villaralbo – Zamora

MIDE Etapa 18: Toro - Zamora

Recorrido

De Toro a Peleagonzalo | 9.7 Km. – 1 h. 45 min.

La etapa comienza en la margen izquierda del Río Duero en las proximidades de la carretera CL-519 y del área recreativa del Puente Mayor, a las afueras de la localidad de Toro.

Toro, un pueblo que ha escrito la historia

Los vacceos fueron los primeros pobladores que se asentaron en este lugar. Algunos historiadores reconocen a Toro como la antigua Arbucala que se resistió de forma heroica al asedio de Annibal, al que finalmente sucumbió. Los romanos también dejaron su huella en el recinto amurallado más antiguo que se conserva. De la repoblación del siglo X quedan restos de la muralla y el castillo.

Toro cuenta con un rico patrimonio cultural, destacando diversas iglesias de origen mudéjar, los monasterios de Santa Sofía y de Sancti Spiritus, y el arco del reloj. La leyenda cuenta que en la argamasa para su construcción se utilizó vino en vez de agua por ser más barato.

Entre los tesoros románicos que alberga Toro está su Puente Mayor, con veintidós arcos, y la Colegiata de Santa María la Mayor, inspirada en la Catedral de Zamora. Su construcción comenzó en el siglo XII y actualmente es el edificio más emblemático de la población. Las obras finalizaron a mediados del siglo XIII pero se extendieron durante muchos decenios lo que provocó que fuese construida en dos etapas. Inicialmente se realizaron las portadas laterales, los muros y las trazas mientras que en la segunda etapa se levantaron la cubierta y un cimborrio con torres adosadas. El primer maestro que trabajó en su construcción utilizó la piedra caliza para levantar el edificio. Sin embargo, el segundo maestro utilizó la piedra arenisca en tonalidades rojizas como material base.

Además de su tesoro histórico, Toro guarda en sus numerosas bodegas otro tesoro no menos importante y por el que tiene reconocida fama: el vino Denominación de Origen Toro. La tradición vitivinícola de la zona se remonta a sus primeros pobladores y en la actualidad es uno de los principales motores de la economía.

La vega

La Senda del Duero discurre por caminos agrícolas próximos al río hasta alcanzar la carretera CL-602. Tras cruzarla, el Camino Natural continúa por la vega del río. El Duero siempre permanece próximo al trazado, aunque oculto entre el denso bosque de ribera por lo que al viajero le resultará difícil ver sus cauce.

En este tramo el Río Duero alberga muchos más peces que en el tramo alto. Destacan, entre otros, la boga (Chondrostoma duriense), el barbo (Barbus bocagei), la bermejuela (Chondrostoma arcasii) y los cangrejos americanos (Procambarus clarkii) que se alimentan de pequeños invertebrados y plantas sumergidas. Además, la exuberante y diversa vegetación crea un hábitat con una amplia variedad de fauna. El viajero podrá avistar nutrias (Lutra lutra), garzas (Ardea cinerea), martines pescadores (Alcedo atthis), zampullines chicos (Tachybaptus ruficollis), culebras de agua (Natrix natrix), ratas de agua (Arvicola sapidus), carriceros (Acrocephalus scirpaceus), chorlitejos chicos (Charadrius dubius), oropéndolas (Oriolus oriolus), mosquiteros (Phylloscopus collybita), gavilanes (Accipiter nisus) y cernícalos (Falco innunculus).

Toro: Camino Natural la Senda del Duero
GR 14 Toro – Zamora: La senda transcurre próxima al cauce del río.

El itinerario avanza por un cómodo camino agrícola al lado de un ramal del Canal de San José. A ambos lados el recorrido está flanqueado por campos de regadío sabiamente explotados.

Después, el sendero pasa por debajo de la línea férrea del AVE y continúa hasta el paraje de Los Canitos. Entonces, el Camino Natural gira a la izquierda y se dirige a la localidad de Peleagonzalo.

De Peleagonzalo a Madridanos | 13.9 Km. – 2 h. 45 min.

Dos fechas marcan la historia de Peleagonzalo. El 1 de marzo de 1476, en el desfiladero de Castroquemado, se libró la batalla de Peleagonzalo que confirmó a los Reyes Católicos en el Reino de Castilla. Y, el 28 de diciembre de 1860 una gran crecida del Duero anegó Peleagonzalo convirtiéndolo en un inmenso lago. El pueblo tuvo que ser trasladado a su emplazamiento actual y se reconstruyó con un entramado de calles rectilíneas muy singular.

Toro: Bosque mediterráneo de encina
GR 14 Toro – Zamora: Bosque mediterráneo de encina.

El Culo del Mundo

Tras atravesar Peleagonzalo, la Senda del Duero toma el Camino de Sanzoles a Peleagonzalo y asciende por un suave portillo que deja a la derecha las bodegas del pueblo. El paisaje se torna más forestal y en la labrantía aparecen especies típicamente mediterráneas: Pino piñonero (Pinus pinea), encina (Quercus ilex) y jaras pringosas (Cistus ladanifer).

Al llegar al cruce con el Camino del Becerro, la ruta toma la pista de la derecha hasta las cercanías de una torre de vigilancia contra incendios. Desde este punto el viajero podrá deleitarse con unas excelentes vistas de toda la comarca.

Después de recorrer un trecho por un bosque de pino piñonero el Camino Natural discurre por el páramo hasta el Culo del Mundo. Con este curioso y descriptivo nombre los lugareños denominan al paraje por donde el trazado desciende desde el páramo hasta la penillanura que el Río Duero formó al encajarse la red fluvial durante el cuaternario.

El culo del mundo
GR 14 Toro – Zamora: Vista desde el paso por el Culo del Mundo.

Las Contiendas

La Senda del Duero transcurre por la parte baja del valle bordeando Las Contiendas: Un lugar que pareciera traído del oeste americano, con unos vistosos roquedos y cortados que albergan una interesante comunidad de aves rapaces.

Con el Teso del Viso dominando la explanada de la comarca de la Tierra del Vino, el camino llega al pueblo de Madridanos en cuyos alrededores se han encontrado importantes hallazgos arqueológicos: Una necrópolis, una villa, ruinas y hasta un campamento legionario romano. Tanto su iglesia como muchas de sus casas están hechas de piedra mollar, un tipo de arenisca muy abundante en la Tierra del Vino.

El Teso del Viso
GR 14 Toro – Zamora: El Teso de El Viso domina la comarca de la Tierra del Vino.

De Madridanos a Villaralbo | 7 Km. – 1 h. 20 min.

El itinerario atraviesa Madridanos por su extremo norte. A partir de aquí el paisaje cambia y comienzan a predominar los cultivos de regadío. El viajero avanza hasta la localidad de Villaralbo por la feraz campiña entre parcelas de labor regadas por una vasta red de hidrantes que se abastece con las aguas del Río Duero.

Hidrantes
GR 14 Toro – Zamora: Red de hidrantes para el control de los regadíos en la vega del Duero.

De Villaralbo a Zamora | 7 Km. – 1 h. 20 min.

Villaralbo, por su cercanía a Zamora, ha incrementado notablemente su población durante los últimos años. Sus calles y edificios también reflejan una nueva disposición más moderna, muy distinta a la del típico pueblo de la comarca de la Tierra del Vino. El camino cruza la localidad de este a oeste. Al abandonar el pueblo la Senda del Duero gira a la izquierda y continúa paralela al Canal de San José, testigo de la intensa actividad agrícola de estas fértiles llanuras aluviales.

El paisaje urbano

El camino cruza la carretera A-66 por un paso inferior y gira a la derecha. Posteriormente vira a la izquierda y pasa bajo la carretera A-11 que circunvala Zamora. A partir de este momento el paisaje es netamente urbano.

Próximo al final de la etapa, el Camino Natural se adentra en la zona sur de Zamora por los caminos del alfoz, en la margen izquierda del Duero. El sendero discurre paralelo al río y pasa por debajo de unas vías de ferrocarril abandonadas, dejando a mano derecha el Puente de Hierro. En esta zona el río tiene pequeñas azudas que amansan la corriente. Antiguamente estos azudes permitían guiar el agua hasta las Aceñas que hay a ambos lados del cauce: Las de Olivares al pie del castillo, y las de Cabañales y Pinilla junto al Puente de Hierro.

La etapa finaliza en un área recreativa próxima al Puente de Piedra. Desde este punto, el viajero puede contemplar una de las vistas más bellas de la ciudad, ya que parte del casco antiguo, declarado Conjunto Histórico Artístico, queda a su frente en la otra margen. Merecen una visita el castillo, la catedral, las murallas, a las que Zamora debe el sobrenombre de la bien cercada, y la multitud de iglesias románicas que jalonan la ciudad.

Las Aceñas de Olivares
GR 14 Toro – Zamora: Las Aceñas de Olivares.

Planifica el viaje

Descarga la Guía del Sendero GR 14 en la Provincia de Zamora con información detallada de la etapa. También puedes descargar el Track de la Etapa 18: Toro – Zamora con todos los waypoint’s necesarios para no perderte.

Booking.com

Powered by Wikiloc