Etapa 19: Zamora – Pereruela

Río Duero a su paso por Zamora

El río Duero a su paso por la localidad de Zamora.

La llanura cerealista

El Camino Natural discurre en esta etapa por el límite más occidental de la comarca zamorana de la Tierra del Vino. Entre la ciudad de Zamora y la penillanura sayaguesa se extiende una vasta superficie de terreno dedicada esencialmente a la agricultura de secano y a la cría de ganado. Amplios horizontes de campos cultivados, en los que se pierde la mirada, son la seña de identidad de este árido paisaje donde existe una amplia y variada comunidad de aves, que encuentran en esta zona su hábitat para vivir.

Castillo de Zamora

Castillo de Zamora

Iglesia de Santiago el Burgo en Zamora

Santiago el Burgo

Portillo de la traición en Zamora

Portillo de la Traición

De Zamora a Tardobispo

9.8 Km. / 1 h. 55 min.
La etapa empieza en el barrio zamorano de las Dueñas, en la margen izquierda del río Duero, en las aceñas junto al puente de Piedra. Al otro lado del río, la catedral imponente en su atalaya de roca, se refleja en las quietas aguas del río Duero a su paso por Zamora.

Zamora, “la bien cercada”

Zamora rebosa historia. Es fácil revivir las numerosas historias y leyendas que de ella se cuentan adentrándose en sus calles.

El dicho no se ganó Zamora en una hora refleja el carácter de la ciudad. Este dicho se debe al cerco al que se vio sometida la ciudad por parte del rey castellano Sancho II que quería arrebatársela a su hermana Doña Urraca. Después de siete meses de asedio, el zamorano Bellido Dolfos asesinó al rey Sancho, lo que provocó la rendición de las tropas castellanas y el levantamiento del cerco a la ciudad. Tras el magnicidio, el asesino ingresó en la ciudad por el afamado, desde entonces, Portillo de la Traición.

Otra historia, esta vez con el Duero como protagonista, es la leyenda de San Atilano, obispo de Zamora. Afligido por la penuria que atravesaba la ciudad, por la peste y las incursiones de Almanzor, decidió peregrinar a Tierra Santa para enmendar lo que pensaba era un castigo divino. Al cruzar el río se percató de que portaba el anillo de obispo y lo arrojó al Duero, decidiendo que el día que lo recuperase podría regresar para ser de nuevo el obispo de la ciudad. Durante años vivió de limosnas, hasta que un día soñó que podía volver. Cerca ya de Zamora, en un hospedaje cercano a la ciudad, le ofrecieron un barbo para reponer fuerzas y descubrió en su interior el anillo que un día arrojara al río.

Siguiendo con peces, fue el Motín de la Trucha otro episodio famoso. Se cuenta que los plebeyos, hartos de los abusos de la nobleza, prendieron fuego a la iglesia de San Román en cuyo interior celebraban consejo los nobles. La revuelta había comenzado en el mercado a causa de una disputa por una trucha sanabresa entre el criado de un noble y un plebeyo. Como penitencia impuesta por el Papa, el pueblo de Zamora hubo de reconstruir la iglesia, que desde entonces se viene llamando Santa María la Nueva.

Conocida como la ciudad del románico por la huella artística que el siglo XII dejó en sus innumerables iglesias, Zamora está estratégicamente enclavada en una colina sobre el río Duero. Poblada desde la expansión de las tribus celtas, fue conquistada por la Roma Imperial y por aquí haría pasar la Vía de la Plata. Viriato, en sus acciones de guerrilla ante el ocupante latino, es tenido como héroe y tiene una estatua en la ciudad.

Zamora ofrece al viajero arte, historia, gastronomía, y un extenso repertorio de festejos con una arraigada tradición popular, entre los que destaca la celebración de la Semana Santa, declarada de interés turístico internacional.

Catedral de Zamora

GR 14 Zamora – Pereruela: La Catedral de Zamora sobre la Peña de Santa Marta.

La salida de la ciudad se realiza por la calle Fermoselle. Su trazado, paralelo al río, lleva hasta el arrabal de San Frontis, donde se puede contemplar la iglesia románica del siglo XIII que da nombre al barrio.

Después de cruzar con precaución la carretera CL-527 que conduce a Pereruela se toma un ancho camino agrícola. El camino gana levemente altura y continúa por la Calzada Vieja a Peñausende.

Alejados de la ciudad, la ruta recupera su carácter netamente rural, atravesando la llanura de cultivos de cereal. El paisaje de esta zona está permanentemente en cambio. Durante la primavera los campos se llenan de vistosos colores: el verde de los cereales está salpicado del amarillo, del blanco, del rojo y del azul de las diferentes flores que crecen en los linderos y cunetas. El calor estival agosta el cereal y el viento mece la mies pareciendo recrear olas en un vasto mar amarillo. El otoño y el invierno están dominados por los tonos ocres de las tierras, perfectamente alineadas, como resultado del trabajo de los arados que roturan los campos preparándolos para la simiente.

La llanura cerealista

GR 14 Zamora – Pereruela: Paisaje de suaves páramos, roturados para tierras de labor.

En el cruce de caminos donde confluyen tres antiguas calzadas: la Calzada Mirandesa, antigua vía romana que unía Zamora con Miranda do Douro, la Vía de la Plata que comunicaba Mérida con Astorga, y la Dalmacia que era de paso obligatorio hacia el Tajo desde las tierras del norte, existe un monumento conmemorativo. El Camino Natural gira a la izquierda y continua por un camino rectilíneo hasta llegar a otro nuevo cruce donde gira a la derecha. En este paisaje tan árido muchas aves encuentran su hábitat. Se trata de especies muy adaptadas al medio que presentan plumajes pardos para camuflarse en el suelo, vuelo rápido y conducta escondidiza para huir del acecho de los depredadores en estos espacios tan abiertos. Alcaravanes (Burhinus oedicnemus), bisbitas comunes (Anthus pratensis), calandrias comunes (Melanocorypha calandra), alondras comunes (Alauda arvensis) y cogujadas comunes (Galerida cristata) son algunas de las especies que pueden observarse.

Cruce con el Camino de Santiago

“En este cruce de la senda que ahora andas […]confluyen las calzadas: vía de la plata, la mirandesa y la dalmacia […]”.

Tras setecientos metros, el camino gira a la izquierda. Sin cambiar la cromática del paisaje se corona un altozano desde donde se divisa la alta espadaña de la iglesia de Tardobispo, un pequeño pueblo que aunque ha empezado a ser colonizado por las influencias urbanas en forma de naves y chalés, todavía conserva algunas viejas casas señoriales, con pesadas puertas claveteadas y esgrafiados en las fachadas, restos de un antiguo esplendor ganadero. Es interesante la estela que aparece en la puerta de la iglesia, heredada del paso de los romanos, y la morera o moral que preside su entrada, habitual en la cultura céltica y muy presente en las plazas y en el nombre de los pueblos de la colindante comarca de Sayago.

Tardobispo

GR 14 Zamora – Pereruela: Entrada a la población de Tardobispo.

De Tardobispo a Pueblica de Campeán

4.2 Km. / 50 min.
El camino alcanza la carretera ZA-330 que conduce a Pueblica de Campeán y transcurre por ella durante unos cien metros para abandonarla y discurrir por el primer camino que se encuentra a la derecha, el camino de San Román.

Al alcanzar un cruce, el Camino Natural gira hacia la izquierda. El recorrido transcurre por un duro paisaje, con formaciones rocosas que afloran a la superficie por doquier, y se dulcifica al paso de la rivera de Campeán que da nombre a la puebla que junto a él se asienta: Pueblica de Campeán, una pequeña población en medio de la campiña agraria, donde no se llega a entrar. Es el pueblo más joven de la comarca debido a la construcción en 1.932 del embalse de Ricobayo, en el río Esla, cuyas aguas anegaron la antigua Pueblica. La hidroeléctrica que construyó el embalse trasladó aquí el pueblo, a la dehesa de Campeán, y de ahí su actual nombre.

La llanura cerealista

GR 14 Zamora – Pereruela: Formaciones rocosas que afloran a la superficie.

De Pueblica de Campeán a Pereruela

4.2 Km. / 50 min.
El recorrido cruza el Puente Patato que, como otros en la zona, da una idea de la importancia histórica de estas tierras como lugar de paso de gentes y de ganado, y continua recto por un amplio camino de concentración parcelaria.

Puente Patato

GR 14 Zamora – Pereruela: El Puente Patato.

En una intersección se toma el amplio camino agrícola que sale a la derecha y al llegar al Camino de Navalazarza se gira a la izquierda. El recorrido conduce hasta las inmediaciones de Pereruela. En sus cercanías se pueden observar varias industrias dedicadas a la alfarería, actividad típica de la localidad que cuenta con un reconocido prestigio dado que los barros utilizados para elaborar hornos, cazuelas y otros cacharros, reúnen excelentes cualidades para aguantar las altas temperaturas del fuego.

Cerámica típica de Pereruela

GR 14 Zamora – Pereruela: Hornos, de reconocida fama internacional, para la elaboración de asados

Después de cruzar con precaución la carretera CL-527 se entra en Pereruela, lugar donde concluye la etapa.

Datos de interés

Ayuntamiento de Zamora: 980 532 030
Hospital de Zamora: 980 548 212
Incendios: 980 515 151
Emergencias: 112

Cartografía

I.G.N. Hoja 0396 – Pereruela; I.G.N. Hoja 0397 – Zamora

19_MIDE_19_v0

UA-45597019-1