Etapa 20: Pereruela – Moral de Sayago

Hornos de barro de Pereruela

Los famosos hornos de barro de Pereruela.

La Calzada Mirandesa

La Senda del Duero abandona la comarca de la Tierra del Vino y se adentra en la comarca de Sayago donde los afloramientos graníticos y las cortinas son elementos esenciales en el paisaje. El Camino Natural transita por lo que fue la calzada romana Mirandesa, a lo largo de un recorrido que discurre entre dehesas. Estas formaciones, de carácter mediterráneo, albergan encinas centenarias y estupendos pastos que son aprovechados por el ganado.

Encinar

Encinares adehesados

Ganadería

Ganado en las dehesas

Crucero de Abelón

Crucero de Abelón

De Pereruela a Arcillo

6.8 Km. / 1 h. 30 min.
La llanura cerealista es el escenario en el que se despide al pueblo de Pererulea. Tomando dirección oeste se sale por la Calzada Mirandesa, una antigua vía romana que unía Zamora con Miranda do Douro. Inicialmente es un ancho y bien conservado camino agrícola pero rápidamente se vuelve más estrecho y sin firme regular.

Pereruela, “donde el barro se hace cacharro”

¿Quién no ha visto en cualquier feria de artesanía que se precie las afamadas piezas de alfarería de Pereruela?. Esta actividad, practicada desde el paleolítico, continúa realizándose aún de forma artesanal. Aunque se ha industrializado bastante, sigue siendo una elaboración tradicional la que se practica en Pereruela: se extrae el caolín blanco de la zona comunal de Las Barreras y se mezcla a partes iguales con la arcilla roja de la parte meridional del municipio. Se eliminan las impurezas y se amasa bien para obtener una mezcla homogénea y libre de burbujas de aire que dificultarían el trabajo en el torno.

A continuación se modelan las piezas, habitualmente en el torno, dándole la forma deseada según el caso: botijos, cazuelas, cántaros. Sin embargo, la pieza que ha dado fama a Pereruela es el horno, que cocina unos sabrosos asados sin igual.

Después se secan las piezas al aire, perdiendo parte del agua que contiene el barro. A continuación se pule su superficie con una lija fina para que quede lisa. Son aún los cacharros frágiles y quebradizos, y por eso se hornean, para que adquieran la dureza y las propiedades que le son necesarias para los menesteres que fueron creados.

Pereruela, importante punto de paso en la ruta hacia Miranda do Douro situado en la calzada que lleva ese nombre, es la puerta de entrada a la comarca de Sayago. Todavía perviven aquí multitud de alfareros. El viajero puede disfrutar de sus obras en el Museo de la Cerámica.

A la salida de la localidad se cruza el regato de los Pozarones y entre tierras de labor se comienza a hacer camino, dando vista al frente a las dehesas de encina (Quercus ilex) que nos anuncian el cambio del paisaje y la entrada en la comarca de Sayago. Estas pequeñas tierras de labor se cultivan de manera tradicional. No hay ya lugar para las enormes máquinas cosechadoras y los tractores que veíamos en las etapas anteriores.

Al llegar a una bifurcación se toma el camino de la izquierda, para continuar por la Calzada Mirandesa. Comienzan a verse afloramientos rocosos y encinas dispersas, al tiempo que algunas de ellas empiezan a estar delimitadas por rudimentarias paredes de piedras hincadas en el suelo.

Cortinas

GR 14 Pereruela – Moral de Sayago: Cortinas delimitadas por paredes de piedra.

La senda cruza la rivera de Sobradillo de Palomares por el Puente de las Urrietas. Excelente muestra de la ingeniería civil romana, el Puente de la Urrietas presenta tres arcos rematados por cuatro tajamares. En este punto se aprecia un cambio significativo del paisaje: aparecen las dehesas de encina, los afloramientos rocosos en forma de berruecos y la orografía del terreno se hace más acusada.

Puente de las Urrietas

GR 14 Pereruela – Moral de Sayago: Puente de las Urrietas.

El Camino Natural se interna en la dehesa de la Viñuela, alternándose las zonas de encinas adehesadas con pastizales en las vaguadas. Se transita por un paisaje típicamente mediterráneo, donde el ganado ha contribuido a modelar el paisaje. Las dehesas están formadas por extensiones arboladas en las que la encina es la especie predominante. El resto del terreno está ocupado por pastizal y matorral, que aprovecha el ganado para su sustento, y es el que le confiere al paisaje una estructura peculiar.

Encinar

GR 14 Pereruela – Moral de Sayago: Encinar.

La senda discurre serpenteando entre berruecos y carrascas. En las zonas más altas, donde la calidad del suelo es peor, las escobas (Cytisus scoparius) y los rebrotes de encina han ido ganando espacio a los pastizales. Numerosos muros de piedra habilidosamente levantados y cuidadosamente conservados delimitan las cortinas y configuran un entorno agropecuario singular, típico de la comarca de Sayago.

La encina

Conocida como carrasca en casi toda España, la encina es la especie más representativa del bosque mediterráneo.

Tiene las hojas duras o coriáceas, pinchudas y poco atractivas para los herbívoros. Es en las hojas donde la encina almacena agua y no en su tronco. Esta característica es lo que hace que la madera de encina sea muy buen combustible.

En algunas provincias castellanas, como Salamanca y Zamora, se ha utilizado su madera para ahumar embutidos y fabricar ruedas de carros. Y su fruto, la bellota, ha sido usado durante siglos como alimento para el ganado, ya que para el hombre, dado su alto contenido en taninos, es desaconsejable por ser altamente astringente. A pesar de ello, la harina de bellota mezclada con cereales se ha utilizado durante muchos años para fabricar pan.

De Arcillo a las Casas de la Albañeza

6.3 Km. / 1 h. 15 min.
El recorrido pasa cerca de la población de Arcillo, localidad que, situada junto a la rivera del mismo nombre, conserva el encanto de la arquitectura tradicional sayaguesa: vivienda con corral delantero, adornado con una gran portalada que acoge personas, animales, aperos y cosechas, repartidos en prezacasas, cuartos, cocinas, pajares, cuadras y carreteros. En este punto se enlaza de nuevo con la ruta de la Calzada Mirandesa.

El camino asciende a una pequeña loma para descender a continuación hasta la rivera de Fadoncino, que se cruza por el Puente de la Albañeza. Su aspecto es el de los puentes romanos, si bien presenta tres arcos con forma ojival y dos aliviaderos en forma de alcantarilla, lo que muestra que fue construido o remodelado en la época medieval.

Puente de la Albañeza

GR 14 Pereruela – Moral de Sayago: Puente de la Albañeza.

De nuevo el camino asciende y comienza a observarse la presencia de rebollos (Quercus pyrenaica), aprovechando la existencia de suelos más frescos y húmedos. Más adelante el camino pasa por un callejo formado por encinas centenarias, ofreciendo un agradable paseo hasta las Casas de la Albañeza, cuyo origen se remonta a la conquista romana. Venidas a menos, todavía hoy se adivina en ellas un pasado esplendoroso que dio cobijo a montaraces, aperadores, pastores, cabreros, vaqueros, porqueros, corcheros, esquiladores, segadores y desmochadores.

Casas de la Albañeza

GR 14 Pereruela – Moral de Sayago: Las Casas de la Albañeza.

De las Casas de la Albañeza a Abelón

4.8 Km. / 1 h.
El Camino Natural continúa por la dehesa de la Albañeza donde son habituales las fincas con explotación de ganado vacuno y porcino en régimen extensivo. El paisaje es más abierto que por donde se ha transitado hasta el momento, pero las constantes del entorno siguen siendo las mismas: encinares adehesados, pastizales, orografía variada, cortinas delimitadas por paredes de piedra y tolmos graníticos frecuentes.

Entorno agropecuario sayagués

GR 14 Pereruela – Moral de Sayago: Las cortinas configuran un entorno agropecuario típico.

Siguiendo el camino se encuentra una llamativa cruz de piedra antes de llegar a Abelón. En esta localidad se han hallado numerosos vestigios de época romana, lo que hace pensar que fue mansio de la Calzada Mirandesa. Unas figuras zoomorfas encontradas se relacionan, según los expertos, con Belona, diosa de la guerra para los romanos y origen del nombre del pueblo. Justo antes de llegar a Abelón se pueden observar los únicos restos que en la actualidad se pueden visitar de la Calzada Mirandesa.

Calzada Mirandesa

GR 14 Pereruela – Moral de Sayago: Enlosado de la Calzada Mirandesa, en las proximidades de Abelón.

De Abelón a Moral de Sayago

5.8 Km. / 1 h. 05 min.
El pueblo está dividido en dos barrios. El recorrido cruza por ambos y permite disfrutar del sabor de los caseríos sayagueses y de las zonas rurales.

Se continúa por una zona dominada por extensos pastizales delimitados por paredes de piedra, junto a las que crecen majestuosas encinas. El tramo resulta muy atractivo, con un paisaje muy variado y cambiante lo que siempre es muy apreciado por el viajero.

Pastizales

GR 14 Pereruela – Moral de Sayago: Pastizales vallados de piedra.

Tras cruzar la carretera el camino llega, entre encinas, fresnos (Fraxinus angustifolia) y escobas al Puente del Puerto, desde donde se inicia la próxima etapa.

Un poco antes de llegar a la carretera que lleva al emplazamiento donde iba a construirse una central nuclear, y que también lleva a la presa de Villalcampo, el encinar se abre y da paso a las fincas de labor, intuyéndose la llegada a una población. La presencia de múltiples líneas de alta tensión nos informa de la proximidad al río cuya explotación hidroeléctrica es de vital importancia en los Arribes del Duero.

Puente del Puerto

GR 14 Pereruela – Moral de Sayago: Puente del Puerto.

Un ramal del Camino Natural continúa sin abandonar la senda hasta alcanzar, tras recorrer unos seiscientos metros, Moral de Sayago, donde termina la etapa. La huella de la presencia romana es muy intensa en esta localidad, ya que en ella se cruzaba la Calzada Mirandesa con otra que unía Sayago con las comarcas de la Tierra del Pan y la Tierra de Alba.

Datos de interés

Ayuntamiento de Pereruela: 980 551 003
Incendios: 980 515 151
Emergencias: 112

Cartografía

I.G.N. Hoja 0396 – Pereruela; I.G.N. Hoja 0397 – Zamora

20_MIDE_20_v0

UA-45597019-1