Etapa 31: Pinilla de Fermoselle – Fermoselle

Pinilla de Fermoselle. Meandro sobre el río Duero

Meandro del río Duero en Pinilla de Fermoselle.

El gran meandro del Río Duero

El Camino Natural se asoma al río, mostrando una excepcional panorámica de los cantiles del arribanzo, y conduce al viajero hasta la capital de los Arribes del Duero en la provincia de Zamora: Fermoselle. La grandiosidad del paisaje y los amplios horizontes permiten disfrutar de un tranquilo paseo, sólo alterado por el majestuoso vuelo de algún águila real que sigilosamente explora el vasto territorio.

Pinilla de Fermoselle. Vista de los arribanzos

Los arribanzos

Olivar

Olivos

Arquitectura rural

Pinilla

De Pinilla de Fermoselle a Fermoselle

7,5 Km. / 2 h. 10 min.
El privilegiado emplazamiento de Pinilla de Fermoselle en el arribanzo posibilita que, desde el Mirador de Peña del Cura, situado al sur del pueblo, se pueda disfrutar de excepcionales panorámicas del Cañón del Duero. Es destacable la gran tradición olivarera de esta tierra que, protegida de los rigores del clima de la penillanura por la especial configuración orográfica del arribe, permite que el olivo, una especia típicamente mediterránea, prospere aquí. Con el fin de conseguir superficie para la plantación de olivares los habitantes de esta comarca han suavizado las abruptas pendientes construyendo bancales que descienden hasta la orilla del río.

Pinilla de Fermoselle. Vista de los arribanzos

GR 14 Pinilla de Fermoselle – Fermoselle: Olivar en la ladera del arribanzo

Pinilla de Fermoselle conserva además su fisonomía ancestral, con edificaciones de buena mampostería, entre las que se intercalan pequeños huertos rodeados de paredes de piedra.

El contrabando

Durante años las arribas fueron testigo del intercambio de humildes productos entre España y Portugal, con la intención de mejorar las paupérrimas economías domésticas de los vecinos de “La Raya”, la comarca limítrofe con Portugal. Tabaco, café, lana, tocino, jabón, hilos de coser, etc. daban lugar a peligrosos descensos nocturnos por los arribanzos, evitando la vigilancia de carabineros y guardinhas, en busca de los pasos del río.

El “Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de ultramar”, de Pascual Madoz, editado en Madrid en 1.850, en el Tomo VII nos muestra cómo eran estos pasos, uno de ellos situado en Villardiegua de la Ribera y el otro en Pinilla de Fermoselle, antes de la construcción de los embalses y los apuros de los arribeños para cruzar el Duero:

[…] Villa de Pera, en donde ya principia á formar la linea divisoria de España y Portugal; cambia aqui su curso en direccion N. NO., y marcha con profundo y mas recogido cáuce por entre elevados cerros y horribles precipicios, recorre en el terr. de España los térm. de Villardiegua, donde se halla el tan famoso cuanto temible paso de las Estacas, de los mas ásperos de las arribas del Duero; principia en la ermita de San Mamed, de la que parten 2 senderos, el uno titulado de los Molinos y el otro Paso Malo; por serlo en tanto grado, que es muy frecuente precipitarse los ganados, y de cuantos hombres se aventuran á transitar por él, pocos dejan de perecer víctimas de su temerario arrojo; ordinariamente el Duero se halla tan metido en madre por este punto, que se atraviesa con un tiro de piedra, pero en el verano se estrecha de tal suerte, que toda su superficie queda en seco, cubierta de innumerables y disformes peñascos formando el mas estraño laberinto, por el que corre el r. tan profundamente, que ni se ve ni aun se percibe su curso, si bien se notan las quebradas por donde marcha; al principio se encuentran 2 peñas enormes, cuyo paso hay que verificar casi á gatas, por una concavidad que forman entre las dos, hay que saltar luego de unas en otras, hasta llegar á la que llaman Lomo de la Burra por su configuración; á su final se halla la piedra del Salto, desde la que hay que hacerlo con bastante peligro á una gran lastra algo perpendicular; siguen despues otros grandísimos peñascos y aberturas que vencer hasta pisar el terr. portugués, que se verifica por entre dos piedras ovaladas que llaman Las Bolas, quedando todavia muchas dificultades que superar por la pendiente y escabrosidad del terreno, hasta llegar á Aldea-Nova, primer pueblo de Portugal; el sendero de los Molinos, que asi como el Paso Malo conduce á este de las Estacas, frecuentado solo por contrabandistas y malhechores, es llano en su cúspide y accesible en el descenso: dirígese el Duero desde el térm. de Villardiegua, sucesivamente á los de Torregamones, en el que da paso la barca de Miranda, en Portugal, propia de esta c.; Vadilla, Cozcurrita, donde recibe unos arroyos conocidos con el nombre de Las Riberas, Farisa, Mamoles, Fornillas, Pinilla, donde se halla el paso de las Cuerdas en un estrecho de 46 á 20 varas de travesia; consiste este paso en 5 maromas aseguradas por sus estremos á dos fuertes peñascos uno en España y otro en la ribera opuesta, térm. de Sendin, colocadas con la mayor tirantez posible; sobre las cuales se pone una fuerte horquilla de madera que llaman Trasga, con una cuerda á cada estremo para darla impulso; átase sobre esta horquilla la persona ó bulto, y por medio de los tirantes se conduce á la orilla opuesta, siendo muy peligroso este tránsito por la profundidad del cáuce del r. y lo escarpado de sus orillas entre horrorosos precipicios: durante el estío suele atravesarse por medio de una balsa formada de pellejos henchidos de viento y cubierta de ramas, sobre la cual se hace el transporte por medio de cuerdas; despues de este paso corre el Duero a Fermoselle, donde proporciona las comunicaciones con Portugal una barca […]

La senda parte de las proximidades de la iglesia parroquial de Pinilla de Fermoselle y desciende por un estrecho callejo, entre paredes de piedra, para retomar de nuevo el ancho Camino de los Arrieros.

Tras 200 metros la senda se bifurca hacia la izquierda para vadear el arroyo de Los Pilos. Cruzado éste, el Camino Natural transita por una zona de gran belleza, donde las encinas (Quercus ilex) comparten territorio con enebros (Juniperus communis), escobas (Cytisus scoparius) y grandes tolmos y berruecos graníticos.

Pinilla de Fermoselle. Vista de los arribanzos

PGR 14 Pinilla de Fermoselle – Fermoselle: aisaje arribeño.

El sendero se estrecha y conduce hasta un balcón natural que ofrece la panorámica de un espectacular meandro del río Duero.

La cornicabra (Pistacia terebinthus) convive con las encinas y los enebros. Su dura madera ha sido empleada en los Arribes del Duero para la elaboración de cucharas, mangos de cuchillos y castañuelas. Además, con su resina se obtiene la trementina, un aceite vegetal utilizado como disolvente y como componente químico.

La senda desciende hasta el arroyo de las Gorbias, buscando un paso de grandes piedras para cruzarlo. De nuevo recobra altura y vuelve a recuperar su panorámica de amplios horizontes sobre la vasta penillanura, tallada sobre el basamento granítico en el que afloran innumerables y llamativos trozos de cuarzo en betas de considerable grosor.

Pinilla de Fermoselle. Paisaje arribeño

GR 14 Pinilla de Fermoselle – Fermoselle: Amplios horizontes dominan la penillanura.

Camino adelante el abundante matorral provoca un variado colorido a la senda mientras que las dispersas encinas y ocasionales enebros garantizan una agradable sombra en los cálidos días estivales. Tras descender por una pronunciada ladera se cruza un arroyo de carácter estacional por el Puente de la Rivera, paso de pontones tradicional de gran sencillez y belleza. Se inicia entonces otro tramo de subida, hasta llegar a un ensanchamiento de la senda que se convierte en un camino propiamente dicho, que va atravesando amplios terrenos poblados de retama.

Puente de la Rivera

GR 14 Pinilla de Fermoselle – Fermoselle: Puente de la Rivera.

Ya en el término municipal de Fermoselle las tierras de cultivo, viñedos y olivares bordean el camino durante un largo trecho para conducir hasta la excepcional Fuente de La Noria, cuyas grandes dimensiones, excelente fábrica y antiguo origen la convierten en un enclave de gran interés.

El sendero entra en Fermoselle entre paredes de piedra en las que se cultivan olivos y vídes, cuyos productos, aceite y vino, proporcionan justo renombre a esta localidad.

Olivar

GR 14 Pinilla de Fermoselle – Fermoselle: Olivares a la entrada de Fermoselle.

Otros senderos

Vinculados a la Senda del Duero y con el fin de poner en valor los más sobresalientes elementos naturales y etnográficos del entorno, tanto el Parque Natural de los Arribes del Duero como el Ayuntamiento de Villar del Buey (Pinilla de Fermoselle) han procedido al acondicionamiento de varios senderos de pequeño recorrido (PR).

ERMITA DE SAN MIGUEL
El sendero parte de las proximidades de la localidad por un agradable callejo delimitado por paredes de piedra. Tras superar la fuente del Barrero las huertas que aparecen en el primer tramo son sustituidas por un terreno más agreste en el que las encinas, algunas de ellas ciertamente majestuosas, y los enebros dominan el paisaje. La Cruz de la Bortonosa, antiguo crucero de forja ubicado sobre pilar granítico, señala una estación para los romeros que acuden anualmente a venerar a San Miguel. Desde este punto el sendero asciende hasta el teso en el que está situada la ermita, construcción datada en el siglo XIV. Desde allí se obtienen excelentes panorámicas de Pinilla de Fermoselle.

CASETA DE CARABINEROS
Partiendo de la Ermita de San Miguel este corto sendero conduce hasta las ruinas de la antigua Caseta de Carabineros, situada estratégicamente para vigilar el contrabando, tan frecuente en estas tierras en otro tiempo. Las magníficas vistas del arribanzo que desde allí se contemplan justifican sobradamente la visita a este enclave.

Datos de interés

Ayuntamiento de Villar del Buey: 980 619 254
(Pinilla de Fermoselle)
Casa del Parque Natural Arribes del Duero (Fermoselle): 980 613 384
Oficina Parque Natural Arribes del Duero: 980 618 425
Emergencias: 112

Cartografía

I.G.N. Hoja 0395 – Muga de Sayago (Pinilla de Fermoselle); I.G.N. Hoja 0423 – Fermoselle

MIDE_31_v0

UA-45597019-1