Etapa 34: Villarino de los Aires – Pereña de la Ribera

Villarino de los Aires. Mirador de la Faya

Villarino de los Aires. Mirador de la Faya.

Por la rivera del Arroyo de los Cabrones

El Camino Natural une las localidades de Villarino de los Aires y Pereña de la Ribera, en un recorrido corto de inesperada belleza. El tramo inicial discurre por una zona de huertas, olivos y vides. Después, el Arroyo de los Cabrones se convierte en el hilo conductor de la etapa que discurre por un bosque de influencia cantábrica, atípico en toda la comarca.

Villarino de los Aires. Bancal

Bancal

Villarino de los Aires. Viñedo

Viñedo

Pereña de la Ribera. Huerta

Huerta

De Villarino de los Aires a Pereña de la Ribera

6,5 Km. / 1 h. 30 min.
Conocido como la puerta de La Ribera, la comarca situada más al noroeste de la provincia de Salamanca, el pueblo de Villarino de los Aires es el punto de partida de esta etapa.

Villarino de los Aires está colgado sobre los Arribes del Duero: Un desnivel de trescientos metros separa las aguas del río de las casas de la localidad. Su privilegiada situación permite al viajero disfrutar de unas excelentes panorámicas sobre los arribes salmantinos. En las proximidades de Villarino de los Aires se encuentra el mirador del Balcón de Pilatos, en el Teso de San Cristóbal, donde también se han hallado vestigios de poblados prerromanos. Desde él se divisan las tierras portuguesas de Bemposta, las zamoranas de Fermoselle y la desembocadura del Tormes en el Duero, en el paraje de Ambasaguas; y es un privilegiado punto de observación de aves rapaces. La Peña de la Máscara, la Peña Oscilante y la Peña del Pendón son otros tantos miradores naturales del lugar.

Villarino de los Aires. Mirador de la Faya

GR 14 Villarino de los Aires – Pereña de la Ribera: Vistas sobre los Arribes del Duero.

El inicio de la etapa se encuentra a las afueras de Villarino de los Aires, en el cruce de la carretera DSA-560 que conduce a Pereña de la Ribera con la carretera de acceso a los poblados de la Rachita, destinado al personal cualificado que construyó la central hidroeléctrica de Villarino, el embalse de Almendra y la galería que comunica ambas, y del Soto, donde se instalaron los barracones de los obreros. Pero, antes de abandonar la población de Villarino de los Aires es recomendable pasear por la calle de Las Flores y acercarse al mirador de La Faya, para contemplar la grandeza del Duero.

El recorrido discurre entre las huertas, donde crecen las judías, las coles, los tomates, los árboles frutales, viñas y olivos, por la carretera que conduce al desagüe de la central hidroeléctrica de Villarino de los Aires. Ésta está situada a dos kilómetros, en dirección a Pereña de la Ribera, y su sala de alternadores se encuentra a 437 m. de profundidad, récord mundial de profundidad en su género. Para acceder a ella hay que descender 1600 peldaños o utilizar un ascensor.

Huerto con olivos

GR 14 Villarino de los Aires – Pereña de la Ribera: La Senda del Duero entre olivos.

La carretera vadea el Arroyo de Aguasalbas mientras se suceden las vistas panorámicas sobre el Duero. En esta zona abundan los rebollos (Quercus pirenaica) las retamas negras (Cytisus scoparius) y las jaras pringosas (Cistus ladanifer). Entre esta vegetación se encuentran algunos cerezos de Santa Lucía (Prunus mahaleb), una rara especie en los Arribes del Duero que los lugareños llaman montesina.

Al llegar a una cerrada curva, en un paraje donde aparecen grandes castaños (Castanea sativa), el Camino Natural despide el asfalto y remonta la margen derecha del Arroyo de los Cabrones por una estrecha vereda, recorriendo un tramo en el que la vegetación hace sentir al viajero la sensación de hallarse en un singular bosque impropio de esta comarca.

Arroyo de los Cabrones

GR 14 Villarino de los Aires – Pereña de la Ribera: El Sendero GR 14 remonta el Arroyo de los Cabrones.

El sendero discurre por el viejo camino que antaño utilizaban los vecinos de Pereña de la Ribera para acceder al río Duero y las fincas situadas en la ladera, entre rebollos, castaños y álamos blancos (Populus alba). La hiedra se apodera de los troncos de los árboles y las flores se suceden desde el invierno hasta el otoño: silenes, geranios, botones azules e hipéricos pueblan este rincón de cuentos donde los helechos y los musgos crecen entre grandes berrocales. En el otoño, los dorados y los rojos de los árboles contrastan con el verde intenso de los musgos empapados y con los llamativos sombreros de las numerosas setas que jalonan la vereda.

Suavemente la Senda del Duero gana altura y abandona el trayecto emboscado, dando paso a un terreno aterrazado. El abandono de la actividad agrícola provoca que las fincas de labor estén siendo colonizadas por el berceo (Stipa gigantea) y las escobas.

Bancales

GR 14 Villarino de los Aires – Pereña de la Ribera: Bancales.

Paredones y bancales

Durante siglos, los habitantes de los arribes han modelado continuamente el paisaje transformando los cuestos de los arribanzos, en los espacios donde los riscos lo permitieron, en terrazas para cultivar al tempero del microclima fundamentalmente vid y olivo. Y, lo hicieron con un ingente esfuerzo, trayendo tierra y asegurándola para que la erosión y el agua de escorrentía no se la llevara.

En los Arribes del Duero se distinguen dos tipos de terrazas: Paredones y bancales. Los paredones abundan al sur del río Huebra y están levantados con paredes de piedra, a veces de más de tres metros de altura. En cambio los bancales son de tierra, movida a pico y pala en un ímprobo trabajo.

Hoy los paredones y los bancales se derrumban en muchos lugares de la comarca. Antaño, los trozos derruidos se arreglaban inmediatamente, pero en la actualidad esos portillos se van agrandando hasta llevarse los mejores suelos y todo el esfuerzo secular de sus habitantes hacia el río.

Un trecho después, la Senda del Duero cruza el Arroyo de los Cabrones por un puente de piedra larga y remonta el valle por la margen izquierda, a la vera del castro de la Ermita de Nuestra Señora del Castillo. En esta zona los setos colonizan el espacio con zarzamoras (Rubus fruticosus), majuelos (Crataegus monogyna) y rosales silvestres (Rosa canina) entre quejigos (Quercus faginea), encinas (Quercus ilex) y otra suerte de árboles y arbustos.

Arroyo de los Cabrones

GR 14 Villarino de los Aires – Pereña de la Ribera: El camino cruza el Arroyo de los Cabrones por un puente de piedra larga.

La etapa finaliza entrando en la localidad de Pereña de la Ribera, entre campos de cultivo, por la calle de los Almerganales, nombre con el que los habitantes de la localidad denominan a los granados (Punica granatum).

Otros senderos

Vinculados a la Senda del Duero y con el fin de poner en valor los más sobresalientes elementos naturales y ecológicos del entorno, el Ayuntamiento de Villarino de los Aires ha procedido al acondicionamiento de varios senderos de pequeño recorrido (PR).

RUTA DE AMBASAGUAS
Para los amantes de entornos naturales con encanto éste es un paraje de singular belleza donde podemos encontrar restos de antiguos molinos de agua, algunos bastante bien conservados. En él también se puede disfrutar de la pesca y del baño. Al final del trayecto se halla la desembocadura del río Tormes en el Duero.

Datos de interés

Ayuntamiento de Villarino de los Aires: 923 573 289
Casa del Parque Natural Arribes del Duero (Sobradillo): 923 522 067
Oficina Parque Natural Arribes del Duero: 923 283 750
Emergencias: 112

Cartografía

I.G.N. Hoja 0422 – Aldeadávila; I.G.N. Hoja 0423 – Fermoselle

MIDE_34_v0

UA-45597019-1