Etapa 12: Peñafiel – Quintanilla de Onésimo

Castillo de Peñafiel

Castillo de Peñafiel

La esencia de la Senda del Duero

El Camino Natural enlaza varias poblaciones ligadas al río integrando los valores ambientales de la ribera con su patrimonio histórico-cultural y vitivinícola. La senda sigue al Río Duero y a uno de sus afluentes, el Río Duratón, a lo largo de treinta y un kilómetros. Su recorrido aprovecha las antiguas sendas de los pescadores, y recupera de esta forma los senderos tradicionales que recuerdan al viajero las actividades en las que el río era el protagonista: La pesca, los pasos de barca, los molinos, las aceñas y los puentes.

Iglesia de Santa Clara en Peñafiel

Peñafiel. Santa Clara

Pesquera de Duero. Pasarela

Pesquera de Duero

Pesquera de Duero. Pinar de San Pablo

Pinar de San Pablo

De Peñafiel a Pesquera de Duero

8,5 Km. / 1 h. 50 min.
La etapa se inicia en Peñafiel, en el parque fluvial junto al Río Duratón. Situado en la falda de un cerro que limita con los ríos Duratón, Duero y Botijas, Peñafiel es un pueblo medieval enclavado en una situación estratégica privilegiada. Toda la villa de Peñafiel estuvo rodeada de murallas en las que destacaban sus cinco puertas de acceso. Además, Peñafiel tuvo una importante judería de la que aún quedan vestigios en las angostas callejas que desembocan en el río.

El Castillo de Peñafiel

El Castillo de Peñafiel está considerado como una de las principales fortificaciones del medievo. Su origen data del año 943. En el año 983 fue tomado en una aceifa militar por el famoso caudillo del califato cordobés Almanzor. En el año 1.013 fue reconquistado por el conde castellano Sancho García, el de los buenos fueros, quien pronunció, después de la toma de la fortaleza, la célebre frase: Desde hoy en adelante esta será la peña más fiel de Castilla. Este hecho propició que Peña Falcón, el antiguo núcleo urbano que se asentaba bajo la protección del castillo, cambiase su nombre por el de Peñafiel.

Su trazado en planta posee forma muy estrecha y alargada. El conjunto está defendido por una primera muralla exterior de lienzos lisos, datada en el siglo XI. En su lado oriental se abre una única puerta de acceso flanqueada por sendos torreones circulares y coronada por un matacán del que sólo quedan los modillones.

Una segunda formación de murallas delimita el recinto interior. Está constituida por 28 cubos almenados, que se intercalan equidistantemente en el prolongado cerramiento, definiendo una sucesión de cortinas también almenadas y transitables en su cumbre a través de un adarve.

En el centro aproximado de este espacio se levanta la torre del homenaje, prisma rectangular de unos 34 metros de altura que alberga tres plantas abovedadas. A ambos lados de la torre se desarrollan dos amplios patios, actualmente vacíos, que debieron albergar pabellones para soldados, siervos y caballerizas al sur; y almacenes y el aljibe al norte.

Actualmente es propiedad del Ayuntamiento de Peñafiel y está totalmente restaurado siendo sede del Museo Provincial del Vino, promovido en 1.999 por la Diputación de Valladolid con el fin de dar a conocer la riqueza enológica de la región.

Después de recorrer algo más de dos kilómetros y medio, desandando la parte final de la etapa anterior, se alcanza la desembocadura en el Duero del Río Duratón, cuyas serenas aguas han abierto, cauce arriba, en la provincia de Segovia, una violenta hoz de llamativos cortados fluviales.

El Camino Natural continua por una estrecha senda junto al Río Duero bordeando el pinar de San Pablo, donde crece principalmente el pino piñonero (Pinus pinea). El sendero discurre por un bonito bosque de ribera entre chopos (Populus alba), fresnos (Fraxinus angustifolia) y el pinar. La ausencia de cruces permite caminar de forma tranquila, disfrutando del relajante sonido del curso de agua.

Peñafiel. La Senda del Duero

GR 14 Peñafiel – Quintanilla de Onésimo: Bosque de ribera

Al alcanzar un gran meandro del río se divisa, en la otra orilla, la población de Pesquera de Duero donde una pasarela, de moderno diseño integrado en el paisaje, nos invita a adentrarnos en esta localidad de gran tradición vitivinícola.

Pasarela de acceso a Pesquera de Duero

GR 14 Peñafiel – Quintanilla de Onésimo: Pasarela de acceso a Pesquera de Duero

Puentes y pasarelas

El Río Duero cruza la provincia de Valladolid de este a oeste, dividiéndola en dos mitades. En la margen derecha su afluente principal, el caudaloso Pisuerga, necesitó grandes puentes para salvarlo. En la margen izquierda, aunque más numerosos, los afluente son de menor porte. Pero donde se encuentran el mayor número de pasos es sobre el Río Duero por ser itinerario muy transitado, especialmente a fines de la Edad Media, entre Aragón, Cataluña y Portugal.

A la Baja Edad Media y al Renacimiento corresponden la mayoría de estos puentes. No obstante algunos fueron levantados a comienzos del siglo XVII cuando Valladolid se convirtió, temporalmente, en la capital nacional.

El siglo XVIII fue el siglo de hacer caminos, por ello buena parte de nuestro puentes fueron levantados en su segunda mitad. La construcción y mantenimiento de los grandes puentes del Duero presentó dificultades por estar cimentados sobre terreno de aluvión, flojo y arenoso lo que obligó a profundizar mucho en los cimientos.

A pesar de su alto coste, hubo puentes que fueron pagados exclusivamente por los municipios interesados como los de Quintanilla y Olivares, Valladolid o Puente Duero.

Los grandes enemigos de los puentes han sido el desgaste originado por el paso del tiempo, las riadas y las guerras. En el siglo XIX casi todos los puentes estaban mal acondicionados y convivían con numerosas barcas bien de maroma, bien de cadenas.

Actualmente el uso público de los ríos, la puesta en escena de las antiguas veredas de pescadores y la necesidad de conexión y comunicación de los pueblos ribereños hacen que sea necesaria la instalación de pasarelas peatonales que hagan posible el acercamiento hacia este ecosistema que tantos beneficios reporta. Estas grandes pasarelas, aunque de diseños modernos y adaptados al paisaje, utilizan como material principal la madera como antiguamente se empleaba por lo que conjugan años de historia con la evolución de los tiempos.

De Pesquera de Duero al cruce del Duero en Quintanilla de Arriba

5,7 Km. / 1 h. 10 min.
La Senda del Duero continúa por la llanura aluvial. El horizonte se ensancha y el pinar se transforma en un amplio erial dominado por los cultivos de secano. Un trecho más adelante la señalización indica un desvío a la Zona Arqueológica de Pintia, un espacio de 125 hectáreas con importante presencia de restos de las culturas vaccea, romana y visigoda.

Zona arqueológica de Pintia

GR 14 Peñafiel – Quintanilla de Onésimo: Cultivos en la Zona arqueológica de Pintia

Zona arqueológica de Pintia

Pintia, la antigua ciudad vaccea situada entre Padilla de Duero y Pesquera de Duero, a ambos lados del río, tiene una historia de más de mil años aunque la parte más relevante es la desarrollada entre los siglos IV a.d.C y el siglo I. En 1.993 fue declarada Bien de Interés Cultural como zona arqueológica.

La visibilidad de los restos arqueológicos es muy limitada pero actualmente se están acometiendo trabajos de rehabilitación y excavación que permiten su comprensión, apoyados por visitas guiadas. Las áreas más importantes del yacimiento son el hábitat de Las Quintanas, su necrópolis de Las Ruedas, el ustrinum o crematorio de Los Cenizales, un presunto santuario entre Los Hoyos y Las Ruedas, y el barrio artesanal de Carralaceña.

Los vacceos, pueblo celta del norte de Europa, fueron los primeros pobladores asentados en el centro del valle del Duero y en el curso bajo del Pisuerga, en un territorio que incluye la actual provincia de Valladolid, buena parte de la de Palencia y zonas de las provincias de Zamora, Segovia y Ávila.

Fundaron varias ciudades como Pallantia, la actual Palencia, o Pintia, que tenían un gobierno tan autónomo que casi eran ciudades-estado. No obstante mantenían estrechas relaciones con las ciudades hermanas de su entorno. Incluso ayudaron a los arévacos de Numancia durante el asedio al que fueron sometidos por las tropas romanas. Precisamente por esta ayuda, después de someter a Numancia, las ciudades vacceas fueron atacadas y romanizadas quedando enterrada para siempre la cultura, la religión y el idioma vacceo.

En el yacimiento de Las Quintanas se ha descubierto que la ciudad fue destruida por un incendio. Posteriormente los visigodos de la zona instalaron su necrópolis sobre la antigua ciudad vacceo-romana. En la necrópolis de Las Ruedas se han encontrado ricos ajuares de guerreros, mujeres y niños. Y, situado al otro lado del Río Duero, para evitar que por un accidente sobrevenido durante el proceso de cocción de la cerámica el fuego se pudiera propagar al núcleo de población principal, se encuentra el barrio artesano de Carralaceña. Este barrio alfarero, unido a Pintia por un vado en el Río Duero, contaba además con su propia necrópolis o lugar de enterramiento. Los hornos encontrados aquí son únicos en Europa, por sus dimensiones y cronología.

Después de pasar por una minicentral hidroeléctrica, que aprovecha el salto de un azuda para producir energía eléctrica, el río se encaja profundamente en la terraza aluvial. Nuevamente la presencia de los pinos piñoneros y del bosque de ribera configura el entorno del camino. Tan profundamente se encaja el Duero que el sendero discurre a tramos próximo al cauce de agua, por el bosque de ribera, y a tramos sube por escarpados taludes hasta la terraza fluvial, hábitat natural del pinar.

Quintanilla de Arriba. Terraza aluvial

GR 14 Peñafiel – Quintanilla de Onésimo: El Río Duero encajado en la terraza aluvial.

En las proximidades de Quintanilla de Arriba, la Senda del Duero cambia de margen mediante una pasarela que permite disfrutar de unas buenas vistas sobre el río mientras se cruza. En este mismo punto existe un ramal, convenientemente señalizado, que discurre por la margen izquierda del río y después de recorrer dos kilómetros, y transitar por diversas pasarelas de madera conduce al viajero hasta esta población.

Quintanilla de Arriba. Río Duero

GR 14 Peñafiel – Quintanilla de Onésimo: Vista cruzando el río.

Del cruce del Duero en Quintanilla de Arriba al Monasterio de Santa María de Valbuena

6 Km. / 1 h. 15 min.
El Camino Natural continúa por la margen derecha del Río Duero entre chopos y fresnos, aunque las encinas (Quercus ilex) y los pinos piñoneros también están presentes. Cuando el sendero discurre próximo al cauce del río el bosque de ribera domina el paisaje, pero en cuanto éste asciende hasta la terraza aluvial, son los pinos, los viñedos y las tierras de cultivo los protagonistas del horizonte.

Quintanilla de Arriba. Pinar

GR 14 Peñafiel – Quintanilla de Onésimo: Pinar y tierras de cultivo.

Poco después de pasar junto a una nueva central hidroeléctrica se puede observar el monasterio cisterciense de Santa María de Valbuena, que fue fundado el 15 de febrero de 1.143 por Estafanía de Armengol, condesa de Urgell y nieta del conde Ansúrez, para colaborar en la repoblación de los señoríos de Curiel, Peñafiel y Cuéllar. Actualmente es la sede de la Fundación de Las Edades del Hombre, que tiene como objeto difundir y promover el rico patrimonio sacro de la comunidad autónoma de Castilla y León.

Del Monasterio de Santa María de Valbuena a Valbuena de Duero

4,1 Km. / 50 min.
El recorrido continúa, a la sombra de los chopos, por el soto ribereño donde existen algunos puestos de pesca y bancos para descansar y contemplar el relajante fluir de las aguas del río. El Camino Natural alcanza la población de Valbuena de Duero, localidad muy afamada por la calidad de sus vinos. Cuenta esta población con una rica historia desde la época medieval, en la que estuvo amurallada, con un puente que cruzaba el Duero y que fue destruido durante las revueltas de los comuneros de Castilla.

Valbuena de Duero. Soto ribereño

GR 14 Peñafiel – Quintanilla de Onésimo: El Camino Natural avanza por el soto ribereño.

A la salida del pueblo, en el Parque de la Isla, el sendero se encuentra con la vieja aceña y su pesquera que desvía la corriente de agua hacia el sur. Un lugar ideal para hacer una pausa, entre frondosos árboles.

Valbuena de Duero. Pesquera

GR 14 Peñafiel – Quintanilla de Onésimo: Pesquera de la antigua aceña.

De Valbuena de Duero a Quintanilla de Onésimo

6,7 Km. / 1 h. 25 min.
El último tramo de la etapa continúa siguiendo el curso y las revueltas del Río Duero. Pequeñas y encantadoras sendas, puentes de madera sobre pequeños cursos de agua y serpenteantes pasarelas sobre el suelo se abren paso a través del bosque de ribera hasta llegar al puente sobre el río, construido entre los siglos XVI y XVII, que une las villas ribereñas de Olivares de Duero y Quintanilla de Onésimo, donde finaliza la etapa.

Puente renacentista de Olivares de Duero

GR 14 Peñafiel – Quintanilla de Onésimo: Puente renancentista de Olivares de Duero.

Otros senderos

Vinculados a la Senda del Duero y con el fin de poner en valor los más sobresalientes elementos naturales y ecológicos del entorno, el Ayuntamiento de Valbuena de Duero ha procedido al acondicionamiento de varios senderos de pequeño recorrido (PR).

EL ANILLO DEL DUERO
Las rutas del Anillo del Duero conectan Valbuena de Duero y la pedanía de San Bernardo, tanto por el monte (Senda del Monte) como por el río (Senda del Río). Su unión constituye un recorrido en forma de anillo de gran belleza natural y artística que se complementa con otros recursos turísticos y etnográficos: alojamientos rurales, bodegas, etc.

Conectados al Anillo del Duero existen otros recorridos alternativos de menor distancia (Paseo de la Isla, Sendero del Mirador, Sendero de la Fuente de Santiago, Sendero de la Sabina y Sendero de la Colada del Carrascal) pero igualmente atractivos, que invitan a disfrutar de los recursos naturales: Miradores y paseos verdes, incluyendo una isla y un embarcadero en torno al río.

Datos de interés

Ayuntamiento de Peñafiel: 983 880 002
Museo Provincial del Vino de Peñafiel: 983 881 199
Policía Local de Peñafiel: 616 472 882
Oficina de Turismo de Peñafiel: 983 881 775
Ayuntamiento de Quintanilla de Onésimo: 983 680 001
Cruz Roja de Quintanilla de Onésimo: 902 222 292
Emergencias: 112

Cartografía

I.G.N. Hoja 0373 – Quintanilla de Onésimo; I.G.N. Hoja 0374 – Peñafiel

MIDE_12_v0

UA-45597019-1